Buscar

Los caprichos de Julie Delpy

Un espacio sin críticos, sólo libros, películas y música conectados así nomás, como toda cosa.

Oda al asco: El ciudadano ilustre

El ciudadano ilustre, Gastón Duprat, Mariano Cohn. Argentina, España, 2016.

El ciudadano ilustre
Oscar Martínez va a tener mucho trabajo en los próximos años. Fue el primer excluido de la lista negra.
“No hay nada más conmovedor que una burguesa con culpa”. Eso le dicen al personaje de Norma Aleandro en “La historia oficial”. Estaba en las risas esa frase; en el pibe que, cuando el chofer deshoja un libro del protagonista para limpiarse el culo, señala a su amiga esa frase tan hechita: “Estamos en Argentina, ¿qué querés?”. “Sí”. Sí, ¿qué mierda tiene que ver?
En “El ciudadano ilustre” Gastón Duprat y Mariano Cohn vuelven a desarrollar su mirada clasista del mundo, que por momentos pareciera estar citando a “La historia oficial” (“no hay nada más…”), pero a la vez demuestran haber observado el mundo, como Sorín, pero en este caso con demasiado asco. El mismo asco que el del personaje de Oscar Martínez ante los innumerables detalles de la pobreza, de la “grasada” y de la figura del “resentido”. Pensaba en su mirada, veía el asco al grasa, el salvataje de la crítica con la “crítica a la figura del resentido”, y “grasada” y “resentido” terminan formando parte de los diálogos, como salvaguardándose.
La descuidada cámara en mano, el corte incorrecto en los últimos minutos de película que dejan a Martínez teletransportándose por la secuencia, suenan a construido. Hay algo mal hecho, hay que demostrar que hay algo mal hecho, tenemos que reírnos del cuadro del Papa, no por la figura, sino por lo grasas que somos, que enumeramos al Diego, la Máxima, el Papa y Messi. Y Borges, obvio, que no recibió el Nobel pero sí García Márquez, entonces se enfatiza la “Crónica de una muerte anunciada” y, después de nombrar a Kafka, “El proceso”. La construcción que podría ser risueña del escritor ilustre con el intendente y la reina de belleza sobre el camión de bomberos, sirve en realidad para el público burgués con culpa, que no se ríe nada con el pibe en silla de ruedas, porque con algunas cosas no, pero todo queda resonando.
Y otra vez “La historia oficial”: la amiga rebeldona del grupo le dice “estás igual” a la buchona, sobre el final de la dictadura. Se retoma esa frase en “El ciudadano ilustre” (misma construcción la de los dos títulos, sí): el personaje de Martínez, el escritor laureado, le responde a ese “estás igual”, le da letra a la buchona, justo ahora.
Están circulando los discursos. O los atacamos de frente y sin tapujos o nos llevan por encima, insistentemente, con asco, porque somos grasas y tenemos las enormes paredes despintadas, nuestros autos se paran y como estamos en la Argentina, el auxilio siempre llega tarde.
Nuevamente: se dice mirada crítica, pero ahí se esconde.

 

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=VI2GLPtYCq8

Recomendada: Hunt for the Wilderpeople

“Hunt for the Wilderpeople”, hermosura tierna y fresca de Taika Waititi, el de “What we do in the shadows”, “Eagle vs. Shark” y “Boy”.
Un nene que escribe haikús para liberar tensiones y una inspectora de la “juve” que le pelea el nickname de Terminator y Sarah Connor. Y, lo importante: mientras la policía armadísima los persigue por el bosque, el nene no puede dejar de remarcar que es todo muy “El señor de los anillos”.
Hay gente que sabe.
Hunt for the Wilderpeople, Taika Waititi. Nueva Zelanda, 2016.

Hunt for the Wilderpeople

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=mwgu2yRsiFI

Estreno de la semana 03/03/2016

Esta semana se estrena en los cines argentinos “Youth”, el último film de Paolo Sorrentino (“La grande bellezza”, “This Must Be the Place”) que arrasó en los European Film Awards. La película, protagonizada por Michael Cane, Rachel Weisz. Harvey Keitel y Paul Dano, reúne a artistas y famosos en un lujoso hospedaje. Desde la visión de los personajes de Cane y Keitel, con sus dificultades para mear más de dos gotas por vez, la dicha de la juventud que los circunda parece un relato romántico, nostálgico, perdido ya. Y, como centro de la juventud, pero sin estar en el centro, un personaje encarna a Maradona, apenas si caminando, el zurdo más conocido, por cualquiera por todos, el único que lleva fans y papparazzis en ese lugar de retiro. Una maravilla, menos pretenciosa que “La grande bellezza”, hartamente mejor lograda.
Juventud (Youth), Paolo Sorrentino. Italia, EE.UU., 2015.

También se estrena esta semana “Que horas ela volta?”, un film con el que nos fuimos en halagos en la nota de este link, y que seguimos recomendando.
Una segunda madre (Que horas ela volta?), Anna Muylaert. Brasil, 2015.

Truth

Truth, James Vanderbilt. EE.UU., 2015.
Truth. Otra película sobre periodismo y política. Con definiciones que siguen resonando más allá de los Estados Unidos. Más acá, en realidad.

Truth.jpg

“Nuestra historia era sobre si Bush cumplió su servicio. Nadie quiere hablar de eso.
Quieren hablar de las fuentes, las falsificaciones y las teorías conspirativas. Porque eso hace la gente en estos días si no les gusta una historia. Apuntan y gritan. Cuestionan tu política, tu objetividad. Demonios… tu humanidad básica. Y esperan que la verdad se pierda en el tumulto. Y cuando se ha terminado, y han pateado, y gritado tan fuerte, ni siquiera podemos recordar de qué se trataba”.

Estreno de la semana 25/02/2016

Esta semana se estrena en algunas pocas salas de Argentina una película de producción estadounidense que se ambienta en Bad City, Irán: “Una chica regresa a casa sola de noche”, estrenada en 2014 y con gran resonancia en el mundo cinematográfico no-mainstream. La chica que regresa a casa sola de noche es vampira. Una vampira en Irán, no del todo vista desde Estados Unidos, y mucho más under que “Only lovers left alive”. En blanco y negro, persiguiendo amantes, entre drogas, joyas y rock, “A girl walks home alone at night” es un film para ver una sala medio vacía, en una butaca roída y con un par de petaquitas escondidas en la entrepierna.

Una chica regresa a casa sola de noche (A girl walks home alone at night), Ana Lily Amirpour. EE.UU., 2014.

También se estrenan esta semana “Brooklyn” de John Crowley y “El hijo de Saúl” de László Nemes, ambas nominadas al Oscar que se entregan este domingo 28.

Grandma

Grandma, Paul Weitz. EE.UU., 2015.

Grandma 1
Hay viejas que enamoran por capas. Aparte de tener más que discutido el tema del aborto, la abuela de la película se pone a cuestas el pasado y enfrenta con cinismo las frases hechas con las que intentamos pasar por educados, polites. Una divertida comedia que sacude, enternece, nos deja con ganas de enfrentar las ridiculeces impuestas de la vida cotidiana.
Grandma 2

Estreno de la semana 18/02 Argentina

Esta semana se estrena en nuestro país “El abrazo de la serpiente”, la película colombiana dirigida por Ciro Guerra que se adentra en el Amazonas. El film describe y relata en blanco y negro el encuentro entre un Chamán Amazónico, un Karamakate, y dos científicos que recorren el Amazonas buscando una planta sandadora. “El abrazo de la serpiente”. Ovacionada en el Festival de Cannes 2015 (y ganadora allí del C.I.C.A.E. Award), también galardonada en el Festival de cine de Mar del Plata, y nominada al Oscar como Mejor película en habla no inglesa, “El abrazo de la serpiente” es la película a tener presente en Latinoamérica en estos meses.
El abrazo de la serpiente, Ciro Guerra. Colombia, 2015.

También se estrena esta semana “La chica danesa” de Tom Hooper.

Cuando la revista Pelo descubrió a INXS (1984)

Queremos compartirles un documento “histórico”. Se trata del número original de la revista Pelo de septiembre de 1984 en el que presentan a INXS como toda una novedad y una promesa.

Revista Pelo INXS
Nota de la revista Pelo sobre INXS. Aparece en el número 223, de septiembre de 1984.

“La invasión del rock australiano comenzó a fines de la década del 70 con AC/DC. Ya en los años 80 continuó con grupos como Men At Work y A Flock Of Seagulls. Ahora es el turno de INXS, un grupo conocido en su país como la versión local de los Rolling Stones. La reciente edición de ‘The Swing’ en Argentina permite acceder por fin a su propuesta musical tan dinámica como novedosa”, dice la bajada de la nota.
En el cuerpo del artículo, la revista Pelo anota:
“Si se le pregunta a los miembros de INXS cuál es el fin de su vida, invariablemente responderán: ‘Derribar Barreras’. Y así es en la realidad. Llegados a los Estados Unidos desde la lejana Australia, estos músicos desconcertaron al público y la crítica con su propuesta de pop a medias electrónico y a medias psicodélico.
A su arribo a los Estados Unidos, los INXS ya eran estrellas en su tierra. Eso ocurrió en Mayo de 1984, a poco tiempo de editarse su tercer álbum, <<Shabooh, Shoobah>>”.
Más adelante, la nota cuenta que los periodistas al principio estaban un poco escépticos con respecto a la banda, la creían una moda pasajera, hasta que dieron su primer show como acto central en el teatro Ritz de Nueva York. Ese concierto sorprendió a la prensa que descubrió que los INXS “no sólo son modernos y novedosos sino que además saben hacer las cosas bien”.
En otro pasaje de la revista Pelo, el tecladista Andrew Farris explica el sonido de INXS en estas palabras: “En Australia la gente escucha sólo música europea, la mejor y más actual. Allá, los grupos estadounidenses no gustan. Si INXS fuera una banda estadounidense tendría un sonido digamos… standard dentro de la tradición musical de este país. Pero es australiana, de modo que resulta extraña a la audiencia yanki”.
En esta publicación de 1984 en la que se nos presentaba a INXS, hay un párrafo sobre el vivo de la banda, en el que se revela la clave del sonido del grupo: “Las actuaciones de INXS son tan dinámicas como efectivas. Con el énfasis puesto en el ritmo, los cinco instrumentos se contraponen entre sí creando una música sencillamente arrolladora. El vocalista Michael Hutchence recuerda al Mick Jagger de la primera época, tanto por su timbre vocal como por su fuerza interpretativa. Durante un mismo tema se suceden varios solos a cargo de diferentes instrumentos, creando un desarrollo musical poco común. INXS parece desconocer la existencia de clichés, lo cual lo hace singularmente atractivo para el público. Las influencias son claras pero están tan bien dosificadas y reunidas que logran crear un sonido completamente nuevo.
Por último, la revista Pelo suelta unas líneas sobre el entonces recién editado cuarto álbum de la banda: “<The Swing> es el más reciente disco de INXS. En él, la banda refuerza su postura musical y deja sentada claramente cuál es su propuesta y cómo piensan llevarla a cabo”.

Revista Pelo, Septiembre de 1984.

Abajo el amor: películas anti-Valentín

Reunimos seis películas que le dan una vuelta al día de los enamorados. En realidad, nunca hablan de San Valentín pero sí, a su manera (retorcida, concienzuda, gris), hablan sobre el amor, la idea del amor cuando se cambian las reglas, cuando se trastocan las posibilidades, cuando Dios ha muerto. Mundos distópicos, realidades alternas y lenguas golpeándose sin sentido, en este especial San Valentín: Abajo el amor.
Den Brysomme mannen kiss.png
En “El inadaptado” (Den Brysomme mannen) de Jens Lien, un hombre arriba a la civilización dejando el polvo atrás. Consigue un trabajo, también una esposa, tiende a engrosar la lista de suicidios. No es el tema central el amor, pero sí se queda paralizado observando cómo las parejitas se besan con las lenguas como espadas y los ojos bien abiertos. Tiene un romance, cree que es el único en esa nueva relación y descubre que nadie siente ya nada, salvo el deseo de terminar con todo. Película cruda, existencialista, en la que el amor es una pequeña treta más, una mentira que hay que cumplir y seguir sufriendo.

“Langosta” (The lobster) de Yorgos Lanthimos lleva al extremo la sistematización de la pareja: si aún estás soltera, soltero, tenés que asistir a un internado en el que salís o casado y feliz, o convertido en un animal a elección. O salís escapando, te convertís en la resistencia, que también tiene sus reglas, tenés prohibido emparejarte y podés ser cazado. Cazado o casado, pero con al menos un punto en común, la ceguera quizás, aunque haya que propinársela.

En “The one I love” de Charlie McDowell los personajes también están atrapados, y hasta que no recuperen su pareja no pueden escapar de la cabaña de fin de semana. Sólo que no se recupera lo que se tuvo, sino la mentira de lo que “los otros” ofrecen, en un sistema de dobles cuando se cierra la puerta y renace la pasión. Si en “The lobster” el amor era un mandato (en positivo o en negativo), en “The one I love” el amor es un objetivo producto de un artilugio siniestro para lograr escapar del científico que se ha apoderado de ellos.

El amor también es una salida en “Ex machina” de Alex Garland. Se escapa la máquina y quedan atrapados el creador y el tester engatusado, que accede por vanidad y cae por lo mismo: por la promesa de superar al otro, liberar la creación, ser reconocido y tal vez besado /(‘cause I’m a s)Ex Machina!/.

Más máquinas hay en “The infinite man” de Hugh Sullivan, en la que un hombre intenta recrear un fin de semana -el momento del enamoramiento- con una máquina del tiempo, para no ser abandonado por su pareja. El casco creado para salvarlo no hará más que repetir los errores, imposibles ya de corregir, y ya no se podrá alcanzar la promesa del pasado, recuperar lo que alguna vez hubo. El amor es, entonces, un momento que ya pasó.

BONUS
Animada, en stop motion, con las voces todas iguales hasta que aparece “Anomalisa” (de Charlie Kaufman y Duke Johnson) como para devolver las esperanzas, hasta que el amor también se rompe y todo suena igual de grave, aburrido, inalcanzable.

Anomalisa voice.png

Blog de WordPress.com.

Subir ↑