Buscar

Los caprichos de Julie Delpy

Un espacio sin críticos, sólo libros, películas y música conectados así nomás, como toda cosa.

mes

julio 2014

19 de julio de 2014 – Programa 18

Parte 1:
Ir a descargar

Parte 2:
Ir a descargar
140719

Parte 1:
«Elegía de Cádiz – Fragmento VI» de Pablo Neruda

Invisible – 200 años

Película: Yo, la peor de todas

Fabiana Cantilo – Oda a Lilith

Fragmento de “Redondillas” de Sor Juana Inés de la Cruz

Patti Smith – Gloria

Fragmento de “

Aretha Franklin – R.E.S.P.E.C.T.
————
Biopic: Gael García Bernal.

Eagle Eye Cherry – To Love Somebody [Bee Gees]

In a world: mejores películas de la historia.

Serú Girán – Canción de Hollywood
————
Parte 2:
Almafuerte – Sentir indiano

Película: También la lluvia

Fito Páez – Tercer Mundo
Los Fabulosos Cadillacs – Las venas abiertas de América

Aparición de Ñamandu, los divinos, poema guaraní.

Spinetta y los Socios del desierto – Así nunca encontrarás el mar
————
«La cena miserable» de César Vallejo.

Manu Chao – Lágrimas de oro

Los caprichos de la semana: Agenda cultural.

Edelmiro Molinari – Mestizo

«Elegía de Cádiz – Fragmento VII» de Pablo Neruda

León Gieco – El desembarco

*****

Biopic: Gael García Bernal

936full-gael-garcía-bernal
Gael García Bernal es un actor, productor y director de cine mexicano. Nació en Guadalajara en 1978.
Inició su carrera en teatro y televisión junto a sus padres José Ángel García y Patricia Bernal. Participó en las telenovelas “Teresa” y “El abuelo y yo”, en las que trabajó con Salma Hayek y Diego Luna.
En Londres estudió actuación y participó en cortos como en “De tripas corazón”, que fue nominado al Oscar. También formó parte de los elencos de “Amores perros”, “Y tu mamá también”, “El crimen del padre Amaro”, “Diarios de motocicleta”, “Babel” y “No”, todos largometrajes nominados al Oscar. Trabajó con los directores Pedro Almodóvar, Walter Salles, Pablo Larraín, Alejandro González Iñárritu, Michel Gondry y Carlos Cuarón. También participó en “Rudo y cursi”, “Soñando despierto”, “La mala educación”, “Sin noticias de Dios” y “¡Fidel!”.
En entrevista a Aló, Gael García Bernal decía: “No pienso en el Oscar. Ganar no es algo que se controla. Considero que una buena película que no ganó un Oscar como Y tu mamá también puede trascender en el tiempo. Honestamente pienso que un Oscar tiene mucha menos relevancia que una buena película”*.

* “'Yo me siento de izquierda': Gael García, en entrevista exclusiva” de Fabián W. Waintal. http://alo.co/actualidad-y-entretenimiento/gael-garcia-actor-latino

Ir a descargar

Yo, la peor de todas – También la lluvia

Yo, la peor de todas, María Luisa Bemberg. Argentina, 1990.
Yo, la peor de todas es una película argentina del año 1990 dirigida por María Luisa Bemberg que narra la historia de los últimos años de Sor Juana Inés de la Cruz en el convento en el que se había recluido a los veinte años, huyendo del destino de toda mujer: casarse y tener hijos. Sor Juana arde de deseo y curiosidad. Tiene sed de conocimiento, conocimiento al que acceden sólo los varones del mundo en que le toca vivir en pleno siglo XVII. Rodeada de libros, escribe obras de teatro y poesía y es conocida tanto en México como en España como la Décima Musa. Su biblioteca dentro del convento llegó a ser una de las más importantes de América y podía leer así, con el consentimiento de admiradores dentro de la Iglesia, a los grandes pensadores y filósofos censurados y perseguidos por la Inquisición.
La película está basada en la obra de Octavio Paz “Sor Juana Inés de la Cruz o Las trampas de la Fe”, y elige hacer foco en el alegato que la misma Sor Juana hace ante la acusación de que sus escritos y lecturas están alejados de la fe católica. En especial, la acusación que le llega por parte del Arzobispo de Puebla, bajo el seudónimo de Sor Filotea de la Cruz (nótese que nunca un varón podría haberse rebajado a escribirle a una mujer, por lo tanto elige ese pseudónimo que a la vez pretende esconderlo en el anonimato). El obispo Manuel Fernández de Santa Cruz le advierte que como mujer nunca debió interesarse por indagar temas filosóficos. Sor Juana se defiende entonces en una extensa carta dirigida a la pretendida Sor Filotea en la que no sólo da cuenta de las numerosas mujeres que en la historia han desarrollado el gusto por el conocimiento, como Hipatía de Alejandría por ejemplo, sino que además descubre cómo es que en ella misma se despliega ese deseo. Así la carta tiene un inmenso valor autobiográfico, a la vez que es una brillante exposición de ideas y pensamientos propios.
Otro de los ejes que aborda Yo, la peor de todas, es el estrecho vínculo que entabla con María Luisa Marquesa de Laguna, esposa del Virrey de España. Tanto ella como el virrey la admiran y protegen, cuestión que es permanentemente desaprobada por la Iglesia Católica a la que Sor Juana pertenece. Su vida está tensionada por estas fuerzas. Una monja no puede enseñar canto a sus alumnas y a la vez dedicarse a la poesía, al drama, a la filosofía y a la teología. Así como tampoco ve con buenos ojos el amor que expresa en sus sonetos por la Marquesa. Cuando la Marquesa regresa a España hace publicar todas las obras de Sor Juana aunque ésta no logra saborear la concreción de ese sueño y termina renegando de su voz ante la misoginia y la trampa de la fe que la condena a renegar de sus libros y sus objetos más preciados, a los que ella misma considera sus hijos.
Podemos decir que Sor Juana es la primer feminista de América. Así lo manifiestan sus escritos y sus dichos: No entiendo la maternidad. Tengo un cuerpo que llamé abstracto en alguno de mis sonetos. Algunas necesitamos soledad y silencio para poder pensar. El conocimiento es siempre una transgresión y más para una mujer. La inteligencia no tiene sexo. Sin dudas su voz se oye nítida, esa voz otra, que se escucha entre los ruidos del Universo (masculino, claro), mientras a ella misma se le perdía la de Dios en esos mismos ruidos. Y por si quedan dudas de la novedad histórica y política que introduce, pide la educación universal para todas las mujeres. Yo, la peor de todas es una invitación a conocerla y a amarla, y sobre todo es un encuentro con la fuerza y el poder de la palabra de una mujer valiente, que nos hace reivindicar y agradecer su obra y su voz. Y nos hace decir que si ella era mala, nosotras -las que seguimos sus pasos-, supimos ser peores. Y lo somos, querida Juana.

También la lluvia, Icíar Bollaín. España, México, Francia, 2010.
Costa y Sebastián llevan su megaproducción cinematográfica a Bolivia. El objetivo: representar la visión de la conquista de América, la rebelión de los pueblos originarios y el papel de Fray Bartolomé de las Casas y Fraile Montesino, dos clérigos que quedaron en los relatos históricos como conquistadores religiosos que aportaron a la defensa de los “indios” esclavizados.
Productor y director llegan impulsados por el personaje de Gael García Bernal (el director Sebastián) en su búsqueda por conservar el realismo y fidelidad de la historia. Viajan desde España para conseguir al elenco aborigen en el relato de la conquista. En esa empresa, Costa sólo cuenta los costos materiales, en su compromiso de producción.
El pueblo de Bolivia hace largas filas para formar parte del casting de la película. Y comienzan las disputas y las imposiciones: en su visión de productor y la economía de los tiempos y recursos, Costa indica que sólo una parte de la cola será probada. El resto debe marcharse. Sebastián y sus ideales terminan aceptando los reclamos de Daniel, uno de los participantes, y finalmente todos se presentan al casting. Daniel termina siendo seleccionado para el papel del líder de la oposición a los conquistadores, Atuey.
Pero Daniel es también el líder y representante del pueblo boliviano en la lucha contra la empresa estadounidense que suministra el agua, empresa apoyada por el Estado boliviano y que incrementa las tarifas sin ningún tipo de control. Este líder natural complica la filmación de Costa y Sebastián y no hay arreglo posible: realmente hay cosas más importantes que la película de Sebastián. Daniel y sus compañeros de lucha serán reprimidos y encarcelados en numerosas ocasiones, y en pos de cumplir con su objetivo de productor (que es velar por que se termine la película) Costa pagará las fianzas debidas para cerrar el rodaje.
El equipo español terminará huyendo ante el estallido social en la guerra del agua. Los grandes oradores de este equipo, que se aficionan por sus personajes radicales para la época, corren primero. Y el conquistador, un actor viejo y alcohólico, es el único que entenderá qué está pasando en esa ciudad.
Hay al menos dos puntos de encuentro divergentes en “También la lluvia” de la directora Icíar Bollaín: por un lado, la oposición de principios de Costa y Sebastián, personajes que tienen objetivos compartidos pero que parecieran movilizarse por intereses diversos. Ambos realizarán un recorrido personal que les cambiará la vida: Sebastián será el director creativo e idealista que pierde todos los escrúpulos en pos de terminar de filmar su película; y Costa será el productor inescrupuloso al que sólo le importa la realización del film que conocerá otras realidades y se volverá más humano al final del relato, al ayudar a la familia de Daniel en medio de la guerra por el agua. Sebastián se queda en Bolivia (mientras el resto del equipo toma el primer avión a España) sólo porque quiere terminar su película; Costa pone en riesgo su vida en las calles de Bolivia para ayudar a esos que alguna vez explotó y a los que ahora no puede dejar abandonados, por más que con esa búsqueda dañe el futuro de su producción.
El otro punto es el del interrogante político en ciernes en “También la lluvia”: en este momento histórico, ¿qué es lo que se debe registrar? ¿El punto de vista de un director sobre la usurpación y explotación española en América o el conflicto del pueblo donde se tiene planeado filmar esa historia? ¿Qué es lo que importa ahora: un nuevo relato sobre la conquista de América o la visibilización de la explotación actual del pueblo por parte de las grandes corporaciones aliadas a los gobiernos de turno? Una respuesta parcial y posible es: ninguna quita a la otra, pero hay momentos en los que la historia plantea sus propias exigencias en el ahora. Cuando Susana Giménez se desgarra sus vestiduras de miles de dólares porque no entiende (¡pobre!) cómo es que ahora el 12 de octubre ya no es el día de la raza en el que Colón llega con sus carabelas y los indios lo reciben y se intercambian regalitos, sino el “Día del respeto a la diversidad cultural”, entendemos que un nuevo relato sobre la conquista y lo que verdaderamente significó es más que necesaria. Pero es posible, como en este caso, que los acontecimientos actuales (que, de todos modos, siempre serán relevantes, sólo depende del contexto) demanden que los esfuerzos de quienes se encuentren afectados se centren en ellos. Si la película de Sebastián no se hubiese visto opacada por la guerra del agua en la tierra que estaban filmando, su mérito no tendría tachaduras. Pero esa tierra y esas gentes tenían sus propias urgencias. Y hay relatos y voces que son necesarios con urgencia.
Más que nunca, la película de Sebastián y Costa debía no quedarse en la crónica de la historia, sino en el hito histórico de explotación que ese pueblo boliviano necesitaba rescatar del confín de los tiempos*. Porque la usurpación y la explotación es la misma, sólo cambian los tiempos, y -un poco- los personajes. Sólo un poco. Si las películas históricas no sirven para recordarnos viejas luchas de las que podemos aprender y reconocer como propias, entonces no sirven más que para formar el cúmulo de información de las grandes bibliotecas. Es material muerto y ausente que no busca actualizarse. Y perderse en el limbo del olvido es todo lo que la historia no se puede permitir.

 *Ver “Filosofía de la historia” de Walter Benjamin.

Textos literarios 31/05/2014 – 28/06/2014

Tercera entrega de algunos de los textos literarios que compartimos en “Los caprichos de Julie Delpy” por MQC Radio.

31 de mayo de 2014 – Programa 11

“Insomnio 10” de Marina Tsvietáieva140531

Otra vez una ventana
donde otra vez no se duerme.
A lo mejor beben vino,
a lo mejor no hacen nada.
O tal vez, manos unidas,
no separan esas manos.
En cada casa, mi amigo,
hay así una ventana.

Separaciones y encuentros:
gritas, nocturna ventana,
quizás hay cientos de velas,
o quizás sólo tres velas.
Sin reposo
mi cabeza.
En mi casa
ha entrado eso.

¡Hay que rezar por la casa sin sueño!
¡Y rezar por el fuego en la ventana!

Ir a descargar

07 de junio de 2014 – Programa 12

“La llovizna” en “Intemperies” de Amelia Biagioni.140607

Yo, con la vaga frente en la balada
y el talón en el musgo de los siglos,
yo, que inventé el otoño lentamente
y gris y lentamente soy su vino,
yo, que ya agonizaba cuando el hombre
me amó para nombrame «la llovizna»,
yo, que cruzando su durar lo nublo
de eternidad y de melancolía,
yo, que debo medir la soledad
entera, y desandar todo el recuerdo
y más, gris y lentamente el dìa
señalado asperjar el fin del tiempo,
yo, a veces, mientras limo tristes mármoles
y herrumbro amantes, pienso que en la tierra
no existo, que tan sólo voy cayendo,
así, de la nostalgia de un poema.

Ir a descargar

14 de junio de 2014 – Programa 13

Fragmento de “¡Arre!” de Arthur Cravan.140614

¿Qué alma disputará mi cuerpo?
Oigo la música:
¿me arrastrará?
Me gusta tanto el baile
y las locuras físicas
que siento con evidencia
que, de haber sido jovencita,
habría acabado mal.
Pero desde que estoy sumergido
en la lectura de esta revista ilustrada
juraría no haber visto en mi vida
fotografías más asombrosas:
el océano perezoso meciendo las chimeneas.
Veo en el puerto, sobre el puente de los vapores,
entre mercancías imprecisas,
mezclarse los choferes con los marineros;
cuerpos pulidos como máquinas,
mil objetos de la China,
las modas y las invenciones;
luego, dispuestos a atravesar la ciudad,
en la suavidad de los automóviles,
los poetas y los boxeadores.
¿Cuál es esta noche mi error?
¿Que entre tanta tristeza
todo me parece bello?
El dinero que es real,
la paz, las vastas empresas,
los autobuses y las tumbas;
los campos, el deporte, las queridas,
hasta la vida inimitable de los hoteles.
Quisiera estar en Viena y en Calcuta.
Tomar todos los trenes y todos los navíos,
fornicar con todas las mujeres y engullir todos los platos.
Mundano, químico, puta, borracho, músico, obrero, pintor, acróbata, actor;
viejo, niño, estafador, granuja, ángel y juerguista; millonario, burgués, cactus, jirafa o cuervo;
cobarde, héroe, negro, mono, Don Juan, rufián, lord, campesino, cazador, industrial,
fauna y flora:
¡soy todas las cosas, todos los hombres y todos los animales!
¿Qué hacer?

Ir a descargar

21 de junio de 2014 – Programa 14

Fragmento de “Oscuridad” de Lord Byron.140621

Las frentes de los hombres, a la luz sin esperanza,
tenían un aspecto no terreno, cuando de pronto
los haces caían sobre ellos; algunos se tendían
y escondían sus ojos y lloraban; otros descansaban
sus barbillas en sus manos apretadas, y sonreían;
y otros iban rápido de aquí para allá, y alimentaban
sus pilas funerarias con combustible,
y miraban hacia arriba
con loca inquietud al sordo cielo,
El sudario de un mundo pasado; y entonces otra vez
con maldiciones se arrojaban sobre el polvo,
y rechinaban sus dientes y aullaban; las aves silvestres chillaban,
y, aterrorizadas, revoloteaban sobre el suelo,
y agitaban sus inútiles alas; los brutos más salvajes
venían dóciles y trémulos; y las víboras se arrastraron
y se enroscaron entre la multitud,
siseando, pero sin picar – y fueron muertas para ser alimento:
y la Guerra, que por un momento se había ido,
se sació otra vez; – una comida se compraba
con sangre, y cada uno se hartó, resentido y solo
atiborrándose en la penumbra: no quedaba amor;
toda la tierra era un solo pensamiento –
y ese era la muerte,
Inmediata y sin gloria; y el dolor agudo
del hambre se instaló en todas las entrañas – hombres
morían, y sus huesos no tenían tumba,
y tampoco su carne;
el magro por el magro fue devorado,
y aún los perros asaltaron a sus amos,
todos salvo uno,
Y aquel fue fiel a un cadáver, y mantuvo
a raya a las aves y las bestias y los débiles hombres,
hasta que el hambre se apoderó de ellos, o los muertos que caían
tentaron sus delgadas quijadas; él no se
buscó comida,
Sino que con un gemido piadoso y perpetuo
y un corto grito desolado, lamiendo la mano
que no respondió con una caricia – murió.

Ir a descargar

 28 de junio de 2014 – Programa 15

Fragmento de “Baile” de Wislawa Szymborska.140628

Mientras no se sepa aún algo seguro,
pues no nos llegan todavía señales,

mientras la Tierra siga siendo diferente
a los planetas hasta ahora cercanos y lejanos,

mientras no se diga ni se escuche nada
sobre otras hierbas honradas por el viento,
sobre otros árboles ceñidos por coronas,
sobre otros animales comprobados como aquí,

mientras no haya un eco, además del nativo,
que sea capaz de entrecortar palabras,

mientras no haya noticia
de peores o mejores mozarts,
edisons, platones,

mientras nuestros crímenes
puedan rivalizar sólo entre sí,

mientras nuestra bondad
siga sin parecerse a nada
y siendo excepcional hasta en su imperfección,

mientras nuestras cabezas llenas de ilusiones
se consideren las únicas cabezas llenas de ilusiones,

mientras sólo desde la bóveda de nuestras bocas
pueda ponerse un grito en el cielo,

sintámonos huéspedes de este refugio,
distinguidos y extraordinarios,
bailemos al son de la banda local

y hagamos como si éste fuera
el baile de los bailes.

No sé si para otros,
para mí esto es del todo suficiente
para ser feliz e infeliz:

un rincón modesto,
en el que las estrellas den las buenas noches
y hacia el que parpadeen
sin ningún significado.

Ir a descargar

Escenas – La lengua de las mariposas

– ¿Tú sabes por qué los hombres montan a las mujeres?
– ¿Eso también te lo ha enseñado el maestro?
– Se dan besos y se empujan.
– ¿Quién?
– Los hombres y las mujeres.
– Bueno, anda: duérmete.
– Y se tocan el culo.
La lengua de las mariposas
La lengua de las mariposas de José Luis Cuerda. España, 1999.
Ir a descargar

12 de julio de 2014 – Programa 17

Parte 1:

Ir a descargar

Parte 2:

Ir a descargar
Waking life
Parte 1:
«Un sueño dentro de un sueño» de Edgar Allan Poe.

Lisandro Aristimuño – Elefantes

Película: Waking life (Richard Linklater)

Pink Floyd – A Pillow of Winds

Fragmento de «Moscú» de Walter Benjamin.

Bob Dylan – Blowin’ in the Wind

Fragmento de “Investigaciones de un perro» de Franz Kafka.

Moris – De nada sirve
————

Biopic: Richard Linklater.

War – Why Can’t We Be Friends?

In a world: Los sueños en películas del siglo XXI.

Electric Light Orchestra – Mr. Blue Sky
————

Parte 2:
Manal – Para Ser Un Hombre Más

Fragmento de “El existencialismo es un humanismo” de Jean-Paul Sartre

Pez – Existencialismo

Poema de Gloria Frym.

John Lennon – God

Fragmento de de «Alicia en el país de las maravillas» de Lewis Carroll.

Divididos – Despiértate nena [Pescado Rabioso]
Almendra – Color Humano
————

Fragmento del Canto segundo de «Los cantos de Maldoror» del Conde de Lautréamont.

Jeff Buckley – Dream Brother

Los caprichos de la semana: Agenda cultural.

Iggy Pop – The Passenger

Poema sin título de Idea Vilariño.

Leonard Cohen – The Future

*****

Biopic: Richard Linklater

richard-linklater-07
Richard Linklater es un director y guionista de cine estadounidense, nacido en Houston en 1960.
Trabajó varios años en una plataforma petrolífera y con ese dinero se compró una cámara súper 8, un proyector y algunos equipos de edición con los cuales comenzaría sus primeros experimentos para convertirse en director de cine. Junto a Lee Daniel, su colaborador, crearon la Sociedad Cinematográfica de Austin, que fue el germen para consolidar a esa ciudad como centro del cine independiente.
Su primer trabajo cinematográfico fue un documental sobre Woodstock. Dirigió “Dazed and confused”, “Escuela de rock”, “Tape”, “Bernie”, “Boyhood” y “Me and Orson Welles”. La trilogía que componen “Antes del amanecer”, “Antes del atardecer” y “Antes del anochecer” le valieron el renombre mundial. Las escribió junto a sus protagonistas, Julie Delpy y Ethan Hawke, quienes protagonizan además un episodio de “Despertando a la vida” de 2001.
En entrevista a Radar de Página 12, Linlater se refirió a la historia de Céline y Jesse: “Cada film se convirtió, para mí, en algo bastante parecido a hacer una tesis respecto de lo que significa convertirse en adulto y qué sacrificios conlleva el amor. Cuando hicimos la primera película, Antes del amanecer, no sabíamos que iba a generar el fenómeno que generó, y cuando hicimos la segunda, Antes del atardecer, creíamos que estábamos filmando algo que solo tres personas querían ver en este planeta –Hawke y Delpy y yo–, y ahora sabemos que no es así. Quería mostrar que son gente bastante normal, que ambos tienen sus falencias. Y que ambos son maravillosos”*.

 * “El amor (tercera parte)” de Juan Manuel Domínguez. En Radar, Página 12. http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9-8941-2013-06-27.html

Ir a descargar

Despertando a la vida (Waking life)

Despertando a la vida (Waking life), Richard Linklater. EEUU, 2001.
“Despertando a la vida” de Richard Linklater parte de la idea de que cada persona está situada en algún punto remoto del planeta esperando para contar sus verdades. Sólo que en esta historia, todos confluyen en alguna especie de limbo donde residen los sueños. El protagonista, que camina sin nombre como el resto de los personajes, no puede despertarse de un sueño infinito, un sueño dentro de un sueño dentro de un sueño, dentro de muchos sueños, en el que las imágenes se suceden y dan paso al relato intrínseco en cada ser humano. Por momentos pareciera convencerse de que ha muerto y que ese es el estado de la mente cuando morimos: un letargo eterno de cuerpos ausentes y voces corpóreas profetizando sus evangelios privados.
1El personaje de Julie Delpy le dice a un Jesse figurado (como sosteniendo la historia de “Antes de…”): “De alguna manera creo que la reencarnación sólo es una expresión poética de lo que la memoria colectiva realmente es. Estaba este artículo por este bioquímico al que leí no hace mucho, y hablaba de cómo cuando un miembro de una especie nace, tiene mil millones de años de memoria a la que recurrir. Es de ahí donde heredamos nuestros instintos”. “Waking life” puede ser leída e interpretada desde muchas perspectivas, pero en general es una pretensiosa apuesta por abarcar algunos de los pensamientos que subyacen por las calles de una ciudad cualquiera. Una memoria colectiva que puede partir del texto de un bioquímico y que se transmite de boca en boca, de lectura en lectura, de interpretación en interpretación, hasta terminar en un film de algo más de una hora y media al cual podemos recurrir.
Y lo que encontramos no son sólo las apreciaciones que hacemos de los discursos que consumimos y que nos cautivaron. Junto a las posturas de los grandes pensadores universales se encuentran la música, la danza, la pintura; formas de decir y de ser que nos atraviesan y que creemos como verdades absolutas. ¿Es un sueño? El protagonista escucha atentamente, como en una clase que lo atrapa, a los diferentes disertantes que se apasionan con sus formas de entender el mundo. Pero es un sueño: su reloj descompuesto se lo recuerda, los otros se lo advierten. En algún momento el film comienza a hablarse a sí mismo, se va recordando que todo eso no sucede en la… ¿realidad? Y siguen los cuestionamientos. Pero el protagonista quiere despertarse. Despertar a la vida, salir de la ilusión, llevar a sus días todo el conocimiento que le viene de vaya a saber dónde.
Nunca despierta. Desde el sapito inicial que le indica que “El sueño es el destino”, hasta la levitación final, no puede desprenderse de ese mundo onírico. O quizás sí. Tal vez finalmente está muriendo. Pero sólo podemos suponer. Y casi no importa. Linklater filmó con bajos recursos y luego su equipo procesó esas tomas para convertirlas (mediante la rotoscopía) en una animación cercana a la realidad, como los sueños. Y es un acierto enorme para ilustrar, pero también para contar: le permite agregarle valor a cada diálogo, movilidad a un guión que resultaría pesadísimo sin un poco de magia. Y el sueño, en el que nada permanece quieto, todo se va transformando, está tan subrayado que atrapa. Es un sueño que atrapa, del que queremos despertar pero que también queremos vivir. Despertar a la vida.3
Cada personaje tiene sus colores, sus motivaciones se manifiestan en los rojos, los oscuros y claros. A la elección del elenco para que encarnen esas ideas les sigue el tratamiento de sus portes, de sus formas. Y el permanecer en la animación permite además que las ideas más descabelladas sean graficadas en algún fondo, en sus propios rostros. Los realizadores se valen de la ilusión porque en el sueño nada es imposible. Incluso este encuentro inacabable con las personas e ideas más dispares.
Podría no ser un sueño, pero el recurso permite que todo se encuentre sin demasiadas explicaciones. Y le agrega el valor de la duda así como el de la posibilidad. Personas viviendo con alguna idea como motor hay en todas partes. En cada ciudad. En cada punto posible de este mundo que ha encontrado muchas formas de decirse. Probablemente no podamos plasmar en treinta segundos ese fundamento que nos moviliza a ser y hacer, como sí logran los personajes de “Waking life”, incluso su protagonista, sobre el final. Lo común y lo más natural es no tener las ideas tan claras; más bien en un caos difuso que nos permite incluso seguir viviendo. Pero si pudiéramos rescatar en un rapto de lucidez somnorífica mucho de lo que se ha dicho y pensado, sonaría tan parecido como el murmullo en esta película. Que apenas es un murmullo y sabe que lo es: un murmullo que entre tanto vocerío sabe hacerse oír.

Los sueños en películas del siglo XXI

El cine y los sueños parecen encontrarse a cada instante. Con el cine existe la posibilidad de crear un mundo ilusorio, de darle vida a un guión que puede guardar cierta conexión con la realidad como no. La posibilidad de hacer cortes, de proyectar ideas, de compartir ilusiones hacen del cine un arte privilegiado a la hora de contar historias. Las películas pueden ser sueños placenteros o pesadillas inmensas de las que –parece- no podemos escapar. Hasta que se terminan.
A lo largo de la historia del cine, los sueños (no como esperanzas, sino como producto del inconsciente de las personas que descansan) han servido como motor para la construcción de numerosos guiones. Lo que sigue es un detalle de algunas de las producciones del siglo XXI, hasta la fecha, con ambientes oníricos:

  • En “Desperando a la vida” (2001) de Richard Linklater, un joven no puede despertar de un sueño en el que se encthe-science-of-sleep-movie-poster-2006-1020451579uentra con numerosas personas que le comparten su filosofía de vida.
  • En “Soñando despierto” (2006) de Michel Gondry, Stéphane se refugia en el mundo de los sueños para hacerle frente a su vida rutinaria y aburrida. Su vecina lo acompañará en sus excentricidades. Gondry también exploró el mundo de los recuerdos, campo cercano al de los sueños, en “Eterno resplandor de una mente sin recuerdos” (2004), en la que dos amantes intentan borrar la relación de sus mentes, tras una ruptura dolorosa, para luego correr desesperados por sus recuerdos, para no olvidarse.
  • El film “Slipstream” (2007) que Anthony Hopkins dirigió y protagonizó, cuenta la historia de un veterano guionista que pierde su débil equilibrio mental cuando los personajes de su última obra ingresan al mundo real. Sueño y realidad se confunden.
  • Freddy Krueger anduvo deambulando en algunas entregas durante el siglo XXI. El asesino de las pesadillas apareció en 2003 en “Freddy vs. Jason” y en la remake dSleepwalk-With-Me-Postere 2010 de Samuel Bayer, “Pesadilla en la Calle Elm”.
  • En “El origen” (2010) de Christopher Nolan un grupo de espías utiliza una “máquina de los sueños” para obtener información así como para implantar ideas en las mentes de las personas conectadas.
  • En “Sleepwalk with me” (2012) de Mike Birbiglia y Seth Barrish, un comediante está muy cerca de contar sus historias desde lo más profundo de sus sueños, mientras combate el estrés y el sonambulismo.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑