Leímos la nota de Carolina Amoroso para La Nación “Las claves de las series de la era de oro”, y no nos convenció demasiado. Acá les dejamos nuestra apreciación, de la que recuperamos sus claves y una frase con las características básicas, y discutibles también, de las series estadounidenses que nos llegan. Compartimos esta nota en el Programa 23 de “Los caprichos de Julie Delpy”.

Gran parte de los contenidos que actualmente exporta EEUU al mundo, y que nos llegan con mucha fuerza, son las series televisivas que coparon la pantalla en los últimos años. Hay series de todos los géneros, para todos los gustos y que, como siempre, intentan abarcar a la diversidad del público en todo el mundo. Series mainstream pero “con fuerte marca autoral”* que “toman la libertad creativa del cine indie para crear historias para audiencias globales”*.
¿Qué es lo que hace que series como “The Big Bang Theory”, “Games of thrones”, “The walking dead”, “The office”, “Breaking bad”, “Lost” y tantas otras tengan éxito más allá de los límites geográficos estadounidenses y en especial en Argentina? Por lo general, con mayor o menor vuelo poético que se conciba, las series televisivas estadounidenses siguen teniendo la pizca de la industria que hace que sus productos sean consumibles en cualquier parte del mundo. Demasiados estudios de mercado, pruebas y errores (los menos) y presión de los inversores hacen que todo lo que se presente en las distintas temporadas roce el límite, con suerte, pero siga atrapando.Episodes
Carolina Amoroso, de La Nación, comparte las claves del éxito de estas series: la originalidad de las historias, los equipos eclécticos que combinan nombres conocidos con nuevos talentos, el riesgo en la realización que privilegia la búsqueda del sello estético, la libertad creativa (por ser productos del cable y no de la TV pública, por lo que no tiene censura), y la posibilidad de los autores de controlar por completo el desarrollo de su obra.*
En general, no estamos tan de acuerdo con algunos de estos puntos, pero algo por ahí hay. Dos productos estadounidenses ponen en jaque algunas de estas cuestiones, como la libertad creativa o el hecho de que los The TV setautores sean dueños de su universo: la serie “Episodes” y el film “The TV Set” demuestran que las series se van limando rápidamente hasta ser un producto más de las empresas que las comercializan y que en general sólo buscan números.
Claro que hay grandes obras en todas estas producciones. Recomendamos “Louie”, una serie que lleva cuatro temporadas y que va por la quinta. Escrita, dirigida y protagonizada por Louis C.K., la serie -casi como un film- pone a un comediante de stand up separado y con dos hijas en el centro de la escena, en la que Nueva York es el centro de las historias y de los problemas. Un retrato de la tragedia cotidiana que pareciera no agotarse nunca y que da una vuelta de tuerca a los prejuicios y las vanidades con humor.

* “Las claves de las series de la era de oro” de Carolina Amoroso para La Nación (19/08/2014). http://www.lanacion.com.ar/1719720-las-claves-de-las-series-de-la-era-de-oro
Anuncios