Buscar

Los caprichos de Julie Delpy

Un espacio sin críticos, sólo libros, películas y música conectados así nomás, como toda cosa.

mes

septiembre 2014

Textos literarios 06/09/2014-27/09/2014

Sexta entrega de algunos de los textos literarios que compartimos en “Los caprichos de Julie Delpy” por MQC Radio.

06 de septiembre de 2014 – Programa 25

“Casualidades” de Juan Gelman.Escenas de la vida conyugal - ¿Quién le teme a Virginia Woolf?

se aprende gente a gente
que esto no es coser y cantar
aunque se cante aunque se cosa

¿cómo habrá de cantarme a estas alturas
toda la población que me pedaza
mitad hacia el furor mitad hacia el dulzor?
¿cómo habrán de cosérmela?

sinceramente no sé
no vine a preguntar cosas difíciles
los habitantes del amor
están roncos de tanto pensar.

http://www.ivoox.com/casualidades-juan-gelman_md_3554567_wp_1.mp3″

Ir a descargar

13 de septiembre de 2014 – Programa 26

“El perro” de Iván Turguéniev.

La caza - Dogville Somos dos en la habitación: mi perro y yo. En el patio aúlla una tormenta terrible, furiosa.
El perro está sentado ante mí, y me mira directo a los ojos.
Y yo también lo miro a los ojos.
Él como que quiere decirme algo. Es mudo, no tiene palabras, no se entiende a sí mismo, pero yo lo entiendo.
Yo entiendo que, en este instante, en él y en mí vive la misma sensación, que entre nosotros no hay ninguna diferencia. Somos idénticos, en cada uno de nosotros arde y brilla el mismo fuego trémulo.
La muerte llegará volando, batirá sobre él su ala fría, ancha…
¡Y fin!
¿Quién aclarará después, cuál fuego preciso ardía en cada uno?
¡No!, no somos un animal y un hombre que intercambian miradas…
Somos dos pares de ojos solitarios, fijos el uno en el otro.
Y en cada uno de esos pares, en el animal y en el hombre, una sola y misma vida se aprieta asustada a la otra.

http://www.ivoox.com/perro-ivan-turgueniev_md_3554584_wp_1.mp3″
Ir a descargar

20 de septiembre de 2014 – Programa 27

Fragmento de “Yo, Patty Diphusa” de Pedro Almodóvar.Todo sobre mi madre - Magnolias de acero

Lo más difícil para una persona como YO, que tiene tantas cosas que decir, es empezar. Me llamo PATTY DIPHUSA y pertenezco a ese tipo de mujeres que protagonizan la época en la que viven. ¿Mi profesión? Sex-symbol internacional, o estrella internacional del porno, como quieran llamarlo. Mis fotonovelas y algunas películas de Super 8 mm se han vendido muy bien en África, Portugal, Tokio, en el Soho y en el Rastro. Mis interpretaciones eróticas, según los críticos especializados, están provistas de algo inclasificable, algo que me convierte en única, y que no suele aparecer en ese tipo de subproductos. Hay una cosa muy bonita que me dijo Alfonso Sánchez: cuando YO hago una fellatio, el espectador sólo presta atención a la expresión de mis ojos, y de mi boca. Y es que YO, ante todo, y haga lo que haga, soy una actriz.

http://www.ivoox.com/yo-patty-diphusa-pedro-almodovar_md_3554632_wp_1.mp3″

Ir a descargar

27 de septiembre de 2014 – Programa 28

“Napalm 1991″ de John Berger en “Cada vez que decimos adiós”.Good bye, Lenin! - Herencia

Madre déjame llorar
no los cables
ni los telex
ni los discursos impecables-
los boletines
anuncian desastres
impunemente-
sino las páginas de los heridos.

Madre déjame decir
no adjetivos
que coloreen
los mapas de su desdicha
ni sustantivos que clasifiquen
las familias del dolor-
sino el verbo del sufrimiento.

Nuestra lengua materna dice a golpes
la frase
en la pared de la prisión.
Madre déjame llevar
las voces
que gritan en las caídas.

http://www.ivoox.com/napalm-1991-john-berger_md_3554635_wp_1.mp3″ Ir a descargar

Anuncios

Lo que queda después del olvido – Jean-Claude Carrière

Jean-Claude Carriére es uno de los guionistas y dramaturgos europeos más reconocidos. Estrecho colaborador de Luis Buñuel y Peter Brooke, también ha escrito guiones para Jean-Luc Godard, Andrzej Wajda o Michael Haneke, hace más de cincuenta años empezó a recopilar por puro juego cuentos filosóficos de distintas partes del mundo, y hoy les traemos el texto que cierra el primero de estos tomos de “El círculo de los mentirosos”, “Lo que queda después del olvido”.

El círculo de los mentirosos Jean-Claude Carrière

Lo que queda después del olvido

Para acabar, una historia judía que nos llega de Polonia.
En una pequeña ciudad donde vivía una comunidad judía, había una particular ceremonia, instituida desde hacía mucho tiempo, que se celebraba en el bosque cada treinta años. Un viejo rabino, que conocía al dedillo el ritual de la ceremonia, se lo transmitió a otro rabino antes de morir.
Cuando llegó el momento, este último condujo a un grupo de fieles al bosque, al lugar preciso, y celebró la ceremonia según el rito exacto. Después, todos regresaron a sus casas.
Pasaron los años. Cuando, treinta años más tarde, volvió a llegar el momento de la ceremonia, el rabino ya había muerto. Sólo quedaban tres o cuatro fieles con vida de la última ceremonia, los cuales se fueron al bosque con algunos neófitos y otro rabino.
Una vez en el bosque, les fue difícil encontrar el lugar exacto. ”Es en este claro”, decía uno. “No –decía otro-, ¡es mucho más lejos!”. Finalmente escogieron un sitio sin estar seguros de que fuera el correcto, celebraron la ceremonia según el ritual y volvieron a sus casas.
Treinta años después, sólo quedaban algunos de los neófitos con vida. Bajo la dirección de un nuevo rabino, acompañados por un grupo de jóvenes, volvieron a dirigirse hacia el bosque. Esta vez les fue imposible reconocer siquiera un claro. Todo había cambiado, todo se enmarañaba en sus memorias. Incluso el rito de la ceremonia les parecía incierto, impreciso. ¿Había que pronunciar primero aquella plegaria o aquella otra? Ya no lo sabían.
Lo hicieron lo mejor que pudieron y regresaron a la ciudad.
Treinta años más tarde, un nuevo grupo, guiados por un nuevo rabino, se adentró en el bosque. Habían oído hablar de una importante ceremonia que se celebraba allí antaño. ¿Qué día? No lo sabían con exactitud. ¿en qué lugar? ¿De qué forma? Imposible decirlo con certeza. El rabino y los fieles erraron por el bosque durante dos horas, bajo la lluvia, sin celebrar la ceremonia, y luego regresaron. Se volvieron a encontrar en la sinagoga.
Uno de los fieles, desanimado, dijo:
-Lo hemos olvidado todo. La próxima vez ya no valdrá la pena ni regresar al bosque.
-Es verdad –dijo el rabino-, hemos olvidado todos los detalles de la ceremonia. Pero no todo está perdido. Seguimos teniendo un buen motivo para sentirnos satisfechos.
-¿Por qué deberíamos estarlo? –preguntaron los fieles.
-Porque siempre podremos contar la historia.

Jean-Claude Carrière en “El círculo de los mentirosos”.

BACON: pintar el grito más que el horror

BACON Gabriela Guibert

La forma abstracta se dirige al cerebro, actúa por intermedio del cerebro, más próxima a los huesos.

Francis Bacon. Lógica de la sensación de Gilles Deleuze.

Bacon privilegia lo abstracto, que es una forma más pura de representar que la figurativa. No sólo no se ata a lo que ve, sino que no se ata sobre todo a su percepción, que es la verdadera nebulosa, lo verdaderamente borroso de la imagen que tenemos del mundo.

Niño paralítico andando a gatas Bacon
Francis Bacon. “Niño paralítico andando a gatas”. 1961.

En arte, tanto en pintura como en música, no se trata de reproducir o de inventar formas, sino de captar fuerzas. (…) La tarea está definida como la tentativa de hacer visibles fuerzas que no lo son.

Francis Bacon. Lógica de la sensación de Gilles Deleuze.

El baño gotea. Está a punto de derramarse el conjunto de los líquidos vertidos por la humanidad, buscando lo desconocido en cañerías oxidadas pudriéndose entre bacterias amorfas y pestilentes. No ha de parar de gotear por más que intentemos silenciar el susurro agitado de la gota sobre las gotas sobre las gotas bajo los lavabos, en un baño que aun habitado sigue desierto.
De momento a otro el silencio de los cuerpos comenzará a bullir y se expandirán las fauces en los ojos enceguecidos del espectador que intenta calmar la angustia. Nebuloso enceguecimiento contemplando la imagen no del baño, ni de la gota ni del escenario, que también ha desaparecido. Agazapados, esos cuerpos inertes respiran. ¿Cuánto tiempo más podrá un cuerpo permanecer en silencio?
Callan las respiraciones, también los susurros. La pared inmensa sigue apenas gris, ocultando sus rojos y amarillos y azules, y sus sombras. En el espejo están los ojos desencajados por lo inevitable.

Positivamente, Bacon no deja de decir que la sensación es lo que pasa de un “orden” a otro, de un nivel a otro, de un “dominio” a otro. Por esto la sensación es maestra de las deformaciones, agente de las deformaciones del cuerpo.

Francis Bacon. Lógica de la sensación de Gilles Deleuze.

Ensimismado, atrapado por la inmensidad de la imagen que no cesa de moverse. El cuadro se ha abierto y los cuerpos se niegan al equilibrio de la pintura. Se ha vuelto inestable la proyección que no para de soltar llantos.
Apenas un repentino movimiento de los dedos por el labio superior seco. Los ojos que nunca ven demasiado se disparan por todo lo ancho del cuadro para seguir a los cuerpos desarmados, desarticulados, gimiendo y arrastrando y siendo arrastrados por las sombras bestiales de la noche y otras oscuridades.
Detrás de la mirada perdida reconociendo lo irreconocible, el cuerpo inmóvil se agita, respira para calmarse y se agobia, finalmente, por el dolor del encuentro. La nimia luz ha dejado ver la sombra sobre la sombra, el salto inexplicable y el cuerpo poseído, extendido más allá de lo posible, estrujado y encarcelado por las extremidades de su victimario.

La fotografía registra un momento. En el proceso de la pintura, Bacon busca el accidente que convierte ese momento en todos los momentos.

Francis Bacon y Walt Disney de John Berger.

cuerpos sobre cuerpos.
cuerpos superpuestos
sombras sobre sombras saliendo a encontrarse
alaridos sin voz queriendo arrancarse desde todas las vísceras posibles
cuerpos sin rostros
cuerpos solos que intentan abrazarse para rehuirse, para tocarse, desearse, transpirarse y seguir solos bien solos soltando el grito
grito que recorre BACON con dolor por grito
con olor por grito
con mugre, suciedad, putrefacción, voz sin cuello, hueso por voz
brazo por piernas y carne roja y sangrante por ojos
y pelos
pelos en la sangre, en la vena, en las sombras
queriendo llenarlo todo
rozarse y rociarse
en ese baño roto
rota la pintura se transforma el espacio
se devuelve el tiempo
cuerpos sin sexo queriendo acabarse
cuerpos sin rostro sin sexo y sin esperanzas
atados al suelo, saltando para despegarse
desarmándose para despegarse
sangrando como es debido
chorreando líquidos viscosos
muertos de hambre
sometiendo y sometidos
a su propio encierro.
el rostro que al fin aparece
también está bañado de sombras
y los dientes sin ruido están por caerse y perderse en la inmensidad de la nada
caído el velo, hay otro velo, y tras el otro también más oscuridad
y un baño que gotea
en algún lugar muy cercano a nuestra propia muerte.

Para existir basta con abandonarse a ser,
pero para vivir
hay que ser alguien,
para ser alguien
hay que tener un HUESO,
no tener miedo de enseñar el hueso
y de paso perder la carne.

Antonin Artaud

BACON
Dirección: Gabriela Guibert.
Elenco: Melina Meynet, María Candela Pruvost, Matías Rebossio y Jonatán Santillán.
Música: Iannis Xenakis, Michel Redolfi, Velvet Underground.
Fotografía: Leandro Bauducco.
Diseño de luces: Cecilia Abraham.
Sonido: Matti Bainotti, Carlos García.
Escenografía: Matías Rebossio.
Diseño gráfico: Melina Meynet.
Funciones:
27 de septiembre / 22.00
10 – 11 de octubre / 22.00
19 de octubre / 21.00
[en el TEATRO LASSERRE]

Escenas – Los locos Addams 2

– Y entonces mami besó a papi, y entonces el ángel se lo digo a la cigüeña, y la cigüeña voló por el cielo, y la cigüeña dejó dentro de una col al bebé.
– Nuestros padres también tendrán un bebé.
– Tuvieron sexo.
Los locos Addams 2
Los locos Addams 2 (Addams Family Values), Barry Sonnenfeld. EE.UU., 1993.
http://www.ivoox.com/escenas-los-locos-addams-2_md_3544525_wp_1.mp3″ Ir a descargar

27 de septiembre de 2014 – Programa 28

Parte 1:
http://www.ivoox.com/programa-28-27-09-2014-pt1_md_3542591_wp_1.mp3″ Ir a descargar
Parte 2:
http://www.ivoox.com/programa-28-27-09-2014-pt2_md_3542618_wp_1.mp3″ Ir a descargar
Good bye, Lenin! - Herencia
Parte 1:
Fragmento de “El manifiesto comunista” de Karl Marx y Friedrich Engels.

Fricción – Héroes [David Bowie]

Película: “Good bye, Lenin!” (Wolfgang Becker)

Luis Alberto Spinetta – Pies de atril

“Napalm 1991” de John Berger en “Cada vez que decimos adiós”.

Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota – Canción para naufragios

“Para terminar con el juicio de dios” de Antonin Artaud.

Sex Pistols – Holidays in the Sun
Hedwig and the angry inch – Tear me down
————
Biopic: Rita Cortese.

The Beatles – Lovely Rita

In a world: Discos que se convirtieron en películas.

Pink Floyd – Don’t Leave Me Now
Pink Floyd – Another Brick in the Wall (Part III)
Pink Floyd – Goodbye Cruel World

————
Parte 2:
Pink Floyd – Hey you

Película: “Herencia” (Paula Hernandez)

Fito Páez – Lejos de Berlín
Luciano Supervielle – No soy un extraño [Charly García]

“Mi casa es la escritura”, de Cristina Peri Rossi

Gustavo Cerati – Puente
————
Fragmento de “Inmigración y esperanza” (Introducción a El grotesco criollo: Discépolo-Cossa)

Manal – Avellaneda Blues

Los caprichos de la semana: Agenda cultural.

Fun People – El stranger

Fragmento de “La nave de los locos” de Cristina Peri Rossi.
Charly García – Plateado sobre plateado (Huellas en el mar)

*****

Good bye, Lenin! – Herencia

Good bye, Lenin!, Wolfgang Becker. Alemania, 2003.
En la ventana que da a uno de los grandes edificios de la Alemania Oriental se observa una bandera roja que se despliega. La madre de Alex debe sospechar que es del Partido Socialista Unificado a cargo del poder en la dividida ciudad de Berlín. Pero mientras se va desplegando la bandera, le llega la noticia que una y otra vez tratará de ocultarle su hijo: Coca Cola se ha apoderado de las paredes, de los anuncios, de ese lado del muro que ya no existe.
Tras diversos disturbios en Alemania, el muro de Berlín finalmente es derribado y es el final del socialismo y de la división este-oeste. Sólo que Mutter no ha llegado a ver el final del gobierno con el colaboró, ni de la inminente recuperación de terreno de las grandes empresas. Tras ver a su hijo formando parte de una trifulca en rechazo a la supresión de libertades en la Alemania del Este, tiene un infarto y tarda ocho meses en salir del coma. Es durante esos ocho meses que el muro cae y con él la división y la resistencia al capitalismo.
El médico sugiere que le eviten cualquier tipo de agitación si quieren mantenerla con vida, porque no iba a resistir a otro infarto. ¿Pero cómo protegerla del avance de la historia? No puede quedarse en el hospital, porque a cualquiera se le podía escapar el “todo ha terminado”, “¡qué buenas son las zapatillas yanquis!”. Deciden llevarla a la casa, que ha sufrido también muchos cambios merced a la llegada del capitalismo. Todo debe volver atrás, todo en sus vidas debe ser parte de una historia que ya no existe, y aquello que ha cambiado sin posibilidad de retorno debe ocultarse. Entre esos cambios: su hija trabaja en Burger King y su hijo vende puerta a puerta un sistema de televisión satelital.
Pero en la casa, en la habitación de la madre, desfilan los viejos productos, las ropas antiguas, las etiquetas falseando la procedencia de las aceitunas. Y Alex busca un tarro de aceitunas añorado por su madre. Las más nimias costumbres se vuelven una pantomima a representar día a día. Una farsa histórica más, pero esta vez destinada a preservar la salud de su madre que no puede enterarse de que en la heladera tienen botellas de Coca Cola.
Y la farsa se extiende más cuando ella reclama ver televisión. Es el momento de rescatar los vestigios del viejo partido y, junto a un amigo de Alex que quiere ser cineasta, le graban y transmiten noticieros viejos apelando a una de las críticas más grandes que se le ha hecho al socialismo soviético y a sus aliados, y que los mismos personajes de “Good bye, Lenin!” citan: de todas formas, siempre pasaban lo mismo en esos noticieros del partido. Como si durante más de 40 años no hubiesen hecho otra cosa más que vender humo.
El programa creado por Alex para su mamá se mantiene con éxito, y cuando el afuera se introduce en la habitación de la madre, el noticiero que ellos inventan explica los sucesos para tranquilidad del corazón herido de la mujer.
Y cuando Mutter se atreve a caminar, descubre sin que nadie se dé cuenta, la ciudad y la escultura de hierro de Lenin transportado por los aires por un helicóptero, con rumbo al olvido. Ella está perdida en la inmensidad de la ciudad y de lo desconocido, viendo a uno de los baluartes de sus creencias volando por los aires, despidiéndose con un saludo yanqui en sus labios silenciados.
Con la nueva posibilidad que le da su cuerpo de explorar, y atajada por sus hijos a cada instante, la mentira ya no puede durar mucho, y perseguida por el recuerdo de su marido, su corazón falla nuevamente. En la sala del hospital, la enfermera, que es también la novia de Alex, termina con el cuento de la Alemania del Este, pero lo mantienen en secreto.
“Good bye, Lenin!” es una historia de amores desesperados que luchan por permanecer juntos. El de Alex por su madre es el más obvio y fuerte en la historia, pero también están los otros: el de la hermana con su pareja y sus hijos, el de Alex con su novia, el de los padres de Alex, alejados por el partido del cual quisieron escapar, y que por miedo a represalias hizo que Mutter se quedara marchando en las filas del socialismo y con esmero. La farsa creada por el hijo es apenas una pequeñez comparada a la farsa de la madre por mantenerse con vida junto a sus hijos, y esa mentira que mantuvo por años la separó definitivamente de su esposo. En definitiva, todos estuvieron manteniendo una mentira para tratar de ser felices juntos.
Finalmente la madre muere. Muere viendo con admiración el cuidadoso trabajo que hace su hijo para cuidar de ella y salvarla de la tristeza. Y Alex despide sus restos cremados haciéndolos volar por los aires, como si estuvieran por encima de cualquier historia, división o contienda. Los hace volar por los aires en los que imaginó al camarada cosmonauta, el primer alemán en el espacio, su ídolo. Los hace volar por los aires de la imaginación, cubriéndolo todo con el recuerdo de lo que sí fue.

Herencia, Paula Hernández. Argentina, 2001.

Ir y volver para poder mirar las cosas con distancia.
Distancia-herencia.
Siempre que nos vamos llevamos, aunque a la distancia, nuestra herencia.

“Herencia” propone un encuentro, el de Olinda y Peter, los protagonistas de esta película emotiva y argentinísima. Olinda y Peter se encuentran como espejos: sus historias son idénticas, pero con años de diferencia. Por eso es quizá que en el primer momento en que se ven –por accidente- ella le rompe un plato en la cabeza a él: tal vez quiere romper la imagen que este alemán -extranjero sin dinero vagando por Buenos Aires- le devuelve de ella misma.
Seguir con nostalgia abriendo cajones del recuerdo es una manera de vivir; aunque sin olvidar, se puede transcurrir lejos de la tierra natal. Pero siempre se espera poder volver.
La búsqueda de un amor fue, por sobre todo, el motivo que llevó a lxs protagonistas de Herencia a partir de su país natal siendo jóvenes y venir a la Argentina. Olinda dejó Siponto, su pueblo italiano para buscar a un hombre y Peter dejó Alemania para buscar a Belén, una mujer que ama, pero que –un poco más adelante en la narración- descubre que está con otro y espera un hijo. El tiempo que transcurre entre su arribo a Buenos Aires y este triste descubrimiento es el tiempo en el que conoce a Olinda, Federico, Ángel, Luz y otros hermosos seres porteños que se congregan día a día en el restorán de la italiana argentina.
Ahora el viaje tiene sentido. Sí, vos viniste a buscarla y la encontraste. Igualmente vos te fuiste de Alemania porque te querías ir ¿no? Ahora podés volver si querés o quedarte o ir a otro lado. Ahora podes elegir, así le dice Luz conteniéndolo en el momento que parecía una derrota, pero que abrió otro camino. Peter al encontrar a Belén aunque ni hablen –sólo verla ya le permite entender, además las palabras no tendrían sentido- puede soltar aquello que trajo consigo desde Alemania y empezar de nuevo, acá en Buenos Aires, una ciudad que le gusta mucho por el sol, el cielo y el calor de la gente… cosas que en su país no tienen tanto color.
Peter vive en el restorán de Olivia porque se lo imploró. Cuando le roban su dinero en el hotel de mala muerte en donde está alojado, queda con poco y necesita un lugar donde pasar la noche. Ella escucha, luego de mucho tiempo, otra lengua y eso le remueve todo adentro. No es que Olinda hable alemán ni inglés, su otra lengua es el italiano -¿cuál sería la otra lengua? El español, por opción y el italiano es la lengua madre, ¿cuál es la otra lengua?-. Además, Olinda es buena –se le nota, pese al carácter fuerte, gritón y enojoso- y le termina diciendo que sí y Peter se convierte en su ayudante junto con Ángel, un joven que termina renunciando para trabajar en Burger King.
Olinda no soporta que le rompan un plato de su restorán. Cada pieza es única en ese, su lugar. Un día va a conocer el fast-food en donde ahora trabaja Ángel. Quién sabe lo que siente al ver que todo se tira, incluso los papeles que cubren las bandejas. Ella que guarda cada trozo de aquellos que cubren la mesa de Federico porque él se empeña en dibujarlos. Las contradicciones del mundo de hoy: la rapidez y el descarte, frente a la conservación y la lentitud. Cada plato en el restorán de Olinda es hecho con manos que amasan tradiciones y recetas de años. Herencias culinarias que se comen, sí, no se devoran.
En una conversación entre Olinda y Peter otro punto se nos presenta como común entre ellxs: para la mujer su venida a la Argentina tiene que ver con la guerra y en Peter está bien presente el trauma del Muro de Berlín: su padre contemplándolo en silencio, la familia dividida por ese paredón absurdo: este-oeste y las lágrimas cuando finalmente cae.
Una tarde, Olinda se entera por el diario de que su pueblo natal está desapareciendo. Pensamos nosotrxs: desaparece como su comedor, al cual piensa vender porque las cuentas no cierran. Todo resta, todo se borra. Pero ella alberga dos cosas valiosas en su ser: cree en la fe y la esperanza que, según se lo expresa a Peter, la ayudan a seguir buscando la felicidad. En ese sentido también el joven extranjero es parecido a ella: la felicidad es el faro al que buscan llegar, aunque es necesario sortear los 12 segundos de oscuridad. Bancarse la intermitencia de la luz y la ausencia de esta. Así se camina.
La película termina sin Olinda de aquí para allá. En su lugar están Peter, Ángel –sí, ha vuelto- y Luz. Oli decide partir sin fecha de regreso a su pueblo natal. Herencia finaliza con una postal que le manda la protagonista a Federico en la que dice que su pueblo no ha desaparecido, que eso “no era para tanto” y que incluso hay casas nuevas. La suya ya no está, en su lugar hay un restorán. Las últimas líneas rezan lo siguiente: En realidad, Siponto sigue siendo el mismo, pero está distinto. A veces pienso que a las personas nos pasa igual, cuando encontramos lo que buscamos. ¿Qué piensa? Yo, que en la vida unx merece una segunda oportunidad. Extraño su compañía.
Ella extraña a Federico. Nosotrxs también extrañaremos a estos personajes amorosxs y frescos. Es difícil decir adiós.

Entrevista: 40 Grados

40 Grados Rafaela
El sábado 27 de septiembre 40 Grados se presenta junto a Mensaka en La Mula bar. La banda compuesta por Gastón Galifi (guitarra), Nicolás González (batería), Federico Machado (bajo y voz) y Franco Rodriguez (guitarra y voz) va a estar presentando su nuevo disco “Razón de ser”, además de covers y temas de su anterior trabajo.
Hoy Franco Rodríguez y Gastón Galifi pasaron por “La tarde de MQC” con Fidel Kohn. Compartimos el audio de la entrevista y algunas canciones.
http://www.ivoox.com/entrevista-40-grados_md_3537198_wp_1.mp3″ Ir a descargar

Entrevista: Estilo Valentino

Estilo Valentino
Mañana viernes 26 de septiembre Estilo Valentino se reúne para un show en vivo en el Teatro Lasserre.
MQC Radio presenta “Una noche con Estilo Valentino”, la banda pop rafaelina compuesta por Ale Delbono, Diego Kestler, Germán Morales y Diego Avendaño.
Ayer dos de sus integrantes, Ale Delbono y Diego Kestler, estuvieron en “La tarde de MQC” con Fidel Kohn, hablando sobre el show que preparan y recordando su carrera.
Compartimos el audio de la entrevista que pudimos rescatar.
http://www.ivoox.com/entrevista-estilo-valentino_md_3537177_wp_1.mp3″ Ir a descargar

Biopic: Rita Cortese

Rita Cortese
Rita Cortese es una cantante y actriz de cine, teatro y televisión argentina, nacida en Buenos Aires en 1949.
Tras abandonar sus estudios en “Filosofía y Letras”, en 1972 comenzó su carrera artística en el Teatro Latino de San Telmo. En 2008 editó su CD de tango “El amor, ese loco berretín”.
En cine, su primer papel fue como narradora en off en “La República perdida II” de 1986. Participó en las películas “Cenizas del paraíso”, “La nube”, “Apariencias”, “¿Y dónde está el bebé?”, “Dos hermanos”, “Viudas”, “Verdades verdaderas”, “Relatos salvajes” y “Herencia”, actuación por la que obtuvo el premio “Cóndor de Plata” a mejor actriz.
En televisión, formó parte de los elencos de “Verano del 98”, “El sodero de mi vida”, “Costumbres argentinas”, “Montecristo”, “Lalola”, “Mujeres asesinas”, “Graduados”, “La viuda de Rafael”, “Esa mujer” y “Doce casas, historia de mujeres devotas”.
En una entrevista con Tiempo Argentino, Rita Cortese se refirió a la postura ideológica de los artistas: “Es imposible no tener una posición, porque eso es una manera de ver el mundo y es inseparable de uno. Es una manera de crear el mundo que vos querés. Si vos tenés un punto de vista sobre la vida y el mundo, tu arte va a ir encaminado hacia ese lugar, no hay otra”*.

* ENTREVISTA A RITA CORTESE - "Ojalá sirva para entender" de Nicolás Peralta para Tiempo Argentino. http://tiempo.infonews.com/edicion/906/espectaculos

http://www.ivoox.com/biopic-rita-cortesse_md_3534229_wp_1.mp3″
Ir a descargar

Blog de WordPress.com.

Subir ↑