Ida
Ida, Pawel Pawlikowski. Polonia y Dinamarca, 2013.
Anna, a punto de tomar sus votos de monja descubre que es hija de judíos. La madre superiora del convento la obliga a conocer a su única familiar viva, una tía. El encuentro es trágico, y finalmente Anna recupera su nombre, su pasado, su historia. Es Ida Lebenstein y sus padres murieron durante la ocupación nazi.
En blanco y negro, la cámara es testigo del descubrimiento muy personal en la historia de una persona que ha desconocido hasta entonces todas sus raíces. Hija de padres judíos, en algún momento soltará el hábito, mirará a la cámara y dejará a la vista su cabellera. También conocerá a un hombre, se quedará observando cómo se baña una hermana del convento y finalmente se pondrá tacones y beberá alcohol de la botella. “Ida” es el encuentro, el desencuentro y la identidad recuperada enfrentada a su realidad anterior. Y aun cuando siga usando los hábitos como coraza, ante la equivocación afirmará que su nombre es decididamente Ida, con toda la carga histórica que ese nombre trae consigo.

Anuncios