Ingmar Bergman
Ingmar Bergman fue un director y guionista de cine y teatro sueco, nacido en Upsala en 1918 y que murió en 2007.
Nacido en una familia protestante, Bergman se crió con los valores luteranos respetados por sus padres. Estudió Letras e Historia del Arte y conoció el cine y el teatro, donde comenzó a expresar su potencial creativo en los días de la Segunda Guerra Mundial, como ayudante de dirección en el Teatro de la Ópera Real de Estocolmo.
En cine, su primera incursión fue en 1941 como guionista, utilizando como base su cuento “Tortura”. El film, dirigido por Alf Sjöberg, se estrenó en 1944. El éxito de este film, en el que él también dirigió exteriores, llevó a Bergman a que dirigiese su primer film al año siguiente, “Crisis”. Su obra, influida por Ibsen y Strindberg, principalmente, tiene como rasgo central la introspección de los personajes en una atmósfera opresiva y reforzada por los planos lentos y largos en los que la construcción de la escena, las vestimentas, decorados y las expresiones de los actores matizan el conflicto y llenan de significado a la imagen que acompaña al diálogo, siempre muy presente. Psicológico por momentos, simbólico y crítico, el cine de Bergman reclama que el espectador se mantenga activo.
Liv Ullmann, Bibi y Harriet Andersson, Ingrid Thulin, Erland Josephson y Lena alin fueron algunos de los actores y actrices fetiche. Escribió y dirigió más de 70 películas en toda su carrera, entre las que se encuentran: “Música en la oscuridad”, “Eva”, “La sed”, “Sonrisas de una noche de verano”, “El séptimo sello”, “Los comulgantes”, “La hora del lobo”, “El rito”, “Sonata de otoño”, “El huevo de la serpiente”, “Gritos y susurros”, “Escenas de la vida conyugal” y “Saraband”, su último trabajo.
En una entrevista con “El país” de España, Bergman así definió su obra: “Me gusta cuando la gente ve y lee algo que he hecho, siempre que se me escuche con el corazón y con las emociones. En teoría, no tiene mucho que ver con el intelecto. Todo lo que he hecho en mi vida ha sido emocional y lo emocional se lo he entregado a mis películas. Pueden crear emociones para la gente que las ve y recibe. Pero no son mis emociones. A veces, incluso pueden llegar a ser negativas. Lo que detesto es la indiferencia”*.

* “Ingmar Bergman. Ser o no ser” de Juan Cruz, publicada en El País. http://cultura.elpais.com/cultura/2007/07/30/actualidad/1185746403_850215.html

http://www.ivoox.com/biopic-ingmar-bergman_md_3469763_1.mp3″ Ir a descargar

Anuncios