– Estás enamorado, Nazareno, y eso no es bueno. Porque el amor, que en todo ser es dicha, a vos te marcará con la tragedia. Bien clarito que habló la Lechihuana hace años, cuando vos tan sólo eras un grito, un temblor suave y tibio que salía de un vientre; le aconsejó a tu madre: “Cuidalo del amor hacia la gente, cuidalo del amor, que nunca se enamore. Porque ese día en que el amor le llegue, ha de hervir en sus venas sangre nueva y el mesmo hervor le mezclará las ansias y será un lobo perseguido y fiero en esas noches en que hay luna llena”.
Nazareno Cruz y el lobo
Nazareno Cruz y el lobo, Leonardo Favio. Argentina, 1975.
http://www.ivoox.com/escenas-nazareno-cruz-lobo_md_3475484_1.mp3″ Ir a descargar

Anuncios