Buscar

Los caprichos de Julie Delpy

Un espacio sin críticos, sólo libros, películas y música conectados así nomás, como toda cosa.

mes

noviembre 2014

29 de noviembre de 2014 – Programa 37

Parte 1:
http://www.ivoox.com/programa-37-29-11-2014-pt1_md_3796611_wp_1.mp3″ Ir a descargar
Parte 2:
http://www.ivoox.com/programa-37-29-11-2014-pt2_md_3796719_wp_1.mp3″ Ir a descargar
141129
Parte 1:
Fragmento de “Un habitante de Carcosa” de Ambrose Bierce.

Massacre – Resurrección

Película: “Les revenants” (Robin Campillo)

Cuerpos – Fantasmas

“Rima LXVI” de Gustavo Adolfo Bécquer.

Pescado Rabioso – Cementerio Club


Fragmento de “El resucitado” de Giovanni Boccaccio.

Pescado Rabioso – Post-crucifixión
Pappo’s Blues – Cementerio (Tumba)

————
Biopic: John Carpenter.

The Rolling Stones – Beast of Burden

In a world: Stephen King en el cine

Ben E. King – Stand by Me

————
Parte 2:
Black Sabbath – Cornucopia

Película: “Borgman” (Alex van Warmerdam)

Babasónicos – Demonomanía
Los Brujos – Canción del cronopio

Fragmento de “La muerte de la primogénita” de Susana Villalba.

Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota – Fanfarria del Cabrío
————
“Los familiares” de H.P. Lovecraft.

Led Zeppelin – No Quarter

Los caprichos de la semana: Agenda cultural.

Fragmento de “Casa tomada” de Julio Cortázar.

Charly García – Encuentro con el diablo
*****

Biopic: John Carpenter

John Carpenter
John Carpenter nació en Carthage, Nueva York, en 1948. Es un director y guionista de cine, así como compositor de bandas sonoras.
Amante del cine de John Ford y de cintas de terror y ciencia ficción de bajo presupuesto, comenzó a estudiar cine en la universidad de California pero abandonó para dedicarse a su primer largometraje: “Estrella oscura”. Tanto sus cortos iniciales como sus primeros films fueron hechos con bajo presupuesto y con ideas propias de Carpenter junto a sus colaboradores. En sus películas se observa claramente la influencia de directores de suspenso del blanco y negro, así como del cine de bajo presupuesto con el que se fascinó. Compuso la mayoría de las bandas sonoras de sus films, que cumplen un rol central, junto al cuidado trabajo de iluminación.
Si bien “Estrella oscura” no es de terror, ya en sus primeros trabajos se comienzan a vislumbrar sus intereses por el género. Entre sus trabajos más conocidos se encuentran: “Asalto en la comisaría del distrito 13”, “Halloween”, “La niebla”, “La cosa”, “Christine”, “El príncipe de las tinieblas”, “Están vivos”, “En la boca del miedo”, “El pueblo de los malditos”, “Vampiros” y “Encerrada”.
En entrevista con “Los inRockuptibles”, John Carpenter afirmó: “La tendencia actual es homogeneizar la visión en función de una fórmula, de manera tal que predomine la versión del público. Ya no hay más relieves ni asperezas, el cine es insípido y chato como la música ambiental. Es el triunfo del happy end obligatorio. La película ya no refleja la personalidad de un individuo, sino el gusto medio del público. Aunque eso no es un mal en sí mismo. “Titanic” es el ejemplo perfecto de esas películas creadas para el público, para colmar sus aspiraciones emocionales. Y hace falta un buen cineasta para lograrlo. Pero yo sería incapaz de hacerlo. Me atengo a mi propia visión de las cosas. (…) Mis desenlaces siempre son pesimistas o, al menos, ambiguos, en la línea de la modernidad literaria. No son finales reconfortantes, pero te obsesionan durante un tiempo. No se trata de perversidad, sólo de una demostración del poder de la puesta en escena”*.

http://www.ivoox.com/biopic-john-carpenter_md_3792316_wp_1.mp3″

Ir a descargar

* “Noviembre 1998. John Carpenter” de Serge Chauvin para Los Inrockuptibles. En “Los Inrockuptibles. 50 entrevistas”. Editorial Planeta.

Los resucitados – Borgman

Los resucitados (Les revenants), Robin Campillo. Francia, 2004.
Caminan lento, hablan repitiendo, tienen la cara achatada y parecen expectantes. Algo va a suceder.
Los resucitados son zombies como el mismo Cristo. Ahí tenés. Pero, como Cristo, son anti-zombies, anti-género, llenos de esperanza. O así parece. Llegan de sus tumbas aún frescas. Buscan a sus familiares, a sus amores perdidos por eso que les vino a pasar, que fue la muerte. Lentos y perseverantes, y casi sin palabras, pero con esa sonrisa de calmante y los ojos tan cansados que pareciera que de momento a otro van a arrastrar a todo el mundo a cualquier forma del infierno. Pero no.
Deben oler. No se sabe, pero se supone. Están fríos, algunos más fríos que otros. No duermen, pero simulan. Y estos no comen, o muy poco. En la miniserie basada en la película se comen todo. En la película no tienen tanta hambre. Más bien pareciera que ya han tenido suficiente del mundo. Entonces, ¿por qué vuelven? ¿Por qué vinieron si quieren irse?, dirá uno de los exviudos.
Los muertos de hasta 10 años atrás, más o menos, han vuelto en todo el mundo. La película de Campillo se centra en la reaparición de doce mil cuerpos en las calles de una ciudad y su reinserción en la sociedad. Explica menos que la serie, y por eso es inmensamente más amplia. Da lugar al batallón de preguntas que sí se hace el espectador, cosa que no ocurre con una película de género. El género de por sí revela el conjunto de conocimientos que deben tenerse para enfrentarse a una película. Pero “Les revenants” es cosa aparte. Los zombies, monstruos del terror y lo bizarro del cine mainstream, acá se presentan sólo como la posibilidad de ¿qué pasaría si los muertos se deciden a volver? ¿Cómo sería el encuentro? Claro que este es sólo uno de los encuentros posibles de esa posibilidad, pero no se la pasan comiendo tripas.
Todo lo que sí se explica en la película es producto del dispositivo militar desplegado en cada poblado del globo para hacerle frente a lo desconocido. El relato cinematográfico en “Les revenants” sería por demás convencional sino interviniera la investigación militar, bajo las formas políticas que se quiera. Al encuentro de los muertos vivos con sus familias, o con la soledad total, le acompaña el relato de puertas adentro de los mandamases de cada distrito que desarrolla las técnicas necesarias para, primero, acoger a los llegados, y segundo, cuidarse de ellos. Los resucitados también se reúnen; claro que han vuelto por algo, no podía ser para menos. Ante estas reuniones, el arsenal estratégico de poder y coerción comienza a prepararse. Aunque la invasión ya ha llegado.
A la cámara que cuenta, la acompaña la cámara que investiga, que espía, que está dispuesta a delatar: globos con cámaras térmicas, pistolas con cámaras infrarrojas, un Gran Hermano del que no debemos preocuparnos, ríen por ahí. Tampoco hay que preocuparse por las drogas que siguen apareciendo, apurados fármacos para mantener tranquilas a las bestias, a las que acusan de muy activas… Pero, ¿cómo? Se mueven despacio, casi no hablan, ni trabajar pueden. Mejor prevenir que etcétera.
Y el aparato se completa con las investigaciones de todo el mundo. Rápidos análisis sobre el uso del lenguaje, comportamientos, vaya uno a saber cuántas otras formas de mantener subyugadas a las especies. Acá, porque es historia de aparecidos corpóreos; sino todo sonaría no tan lejano, más del mismo cuento de siempre.
En el medio, los encuentros. Tres historias: el niño Sylvain que vuelve con sus padres; la anciana Martha, esposa del mandamás de la ciudad, que le devuelve la ilusión y le roba el último suspiro al anciano; y el enamorado Mathieu que intenta recuperar un amor, o tal vez no.
Ellos, que son acogidos, y los otros acogidos y los que han quedado en los refugios, vuelven para marcharse por unos túneles subterráneos. De la tierra vuelven a la tierra, y todo así. No se sabe hacia dónde van, seguro que a la muerte no. Pareciera que no pueden morir de nuevo, tan sólo quizás desaparecer en sus tumbas. ¿Qué buscaban? ¿Hacia dónde van? No se sabe. Pero sí que han desestabilizado a los que estaban vivos: los han hecho enfrentarse a lo impensado, aceptarlos nuevamente en sus casas y crear planes inmensos para que vivan en sociedad. Todo para que una noche hagan explotar unos centros y se metan en los túneles con rumbo desconocido. Historia sabida también: dieron el toque de queda, y los muertos que no corrieron lo suficientemente rápido cayeron asfixiados por la droga que los humanos organizados venían preparando para ellos. Para ellos mismos, para salvarse.
En toda historia en la que invade lo desconocido (extraterrestres, zombies, orientales, bolivianos, o lo que sea si el acontecimiento se vuelve muy xenófobo), aparece la milicia para devolver la tranquilidad a los verdaderos dueños de todo esto, que es el pueblo norteamericano en el 90% de los casos. Del otro 10%, sólo una parte muy pequeña da la posibilidad de que nos quedemos con las dudas. Probablemente la música de “Les revenants” es la que instale la idea de terror, pero cuando termina el film, cuando ya se han retirado de las calles, lo que sigue flotando es esa posibilidad.

Borgman, Alex van Warmerdam. Holanda, 2013.

La pesadilla toma cuerpo y se instala en casa.

Podemos, de vez en cuando, sospechar acerca de la existencia de otros mundos o de otros modos de habitar este, pero siempre como mundos o modos paralelos al nuestro. ¿Y si se mezclaran? ¿Y si las paralelas se tocasen en un punto? Sobre la base de estas preguntas, nos parece que comienza a hilvanarse la trama de Borgman, como una entre muchas otras posibilidades.
“Y descendieron sobre la tierra para reforzar sus huestes”: primera frase de la película. Leemos esto antes de que tres hombres –uno es un sacerdote- armados y un perro salgan a la caza, al menos así parece. Cazar quieren, pero a unos hombres subterráneos que tienen como un micro mundo bajo tierra y celular para llamarse. Uno de ellos es Borgman, a quien seguiremos en este periplo.
Corre por ese bosque para avisar a dos de los suyos que hagan lo mismo: es necesario huir. Un detalle: sale de debajo de la tierra y el cura pasa muy cerca, sin embargo no lo ve. Esto se repetirá en otros momentos de la narración… su cuerpo parece etéreo. Liviano.
Llega a la ciudad y pide bañarse. Así, toca el timbre de una casa y pide un baño. Lo atiende un hombre joven: 35 años aproximadamente, es un nuevo rico burgués acomodado, Richard. Le dice que no, que él no deja entrar desconocidos y que se vaya. Borgman –quien un minuto antes la había visto abrir una ventana del primer piso- le dice: Conozco a tu mujer, se llama María, me cuidó en el hospital. Richard mira a su mujer y le dice: Se llama Marina, no María y no es enfermera. Borgman insiste: Sí, me cuidó unos meses, me leía historias por la noche y hasta se acostaba conmigo. La historia no le agrada Richard y lo muele a palos. Marina ve a su marido sacado e intenta calmarlo, pero es tarde: los instintos ganaron esta pequeña batalla cotidiana que se transformará en algo mucho más grande, más temible. Aquí comienza a propagarse algo que despiden Borgman y los suyos, algo a lo que podríamos denominar cierto mal.
Primero: la duda está sembrada. Richard al cerrar la puerta lo primero que hace es preguntarle a ella qué significa esa situación, quién es ese tipo y le recuerdan que se habían jurado honestidad. Ella vuelve a repetir que no lo conoce. La situación pasa, pero quedan dos cosas: Borgman está en la casa y Marina siente un enojo y un rechazo importante hacia su marido devenido en violento.
Segundo: el baño y el hospedaje. Marina al encontrarse con Borgman en su casa finalmente –y como un modo de remediar la golpiza- le permite un baño, una cena y una estadía en una casita del fondo. Borgman le pide quedarse por unos días hasta reponerse. Ella le lleva comida y lo atiende.
Después de la primera noche de este extraño clochard en casa, Isolde –la menor de los tres hijos de Marina- se despierta sintiéndose mal. Durante la segunda noche, unos galgos flaquísimos y etéreos como Borgman recorren la casa. Ya en la tercera noche, Borgman le induce pesadillas a Marina sentado sobre su cuerpo dormido, cual íncubo: sí, la posición de Borgman desnudo sobre ella tiene como referente el cuadro de Henry Fuseli.
Al cuarto día, Marina sorprende al protagonista yéndose por el bosquecito de atrás de su casa y lo detiene. Él le dice que está aburrido que quiere jugar. Ella le responde que no debe irse, que se quede haciendo algún trabajo. Aquí se traba una complicidad que irá poniéndose densa. A tal punto que Marina en un momento le pedirá a Borgman que mate a Richard, luego de ser ella cómplice del asesinato silencioso y sin rastros del jardinero de la casa.
Borgman deviene en jardinero y trae a los otros subterráneos del comienzo a trabajar y a vivir en esa casa. Asistimos así a la propagación total del mal. La casa tomada, por completo. La pesadilla como una tela de araña ha invadido todos los rincones.
La trama y las situaciones son algunas más, pero la idea es esa: ya no hay salida. Estos hombres –y dos mujeres que trabajan con ellos- ya son dueños y señoras. Tomaron la casa, las mentes, la niñera y los hijos de ese matrimonio. El mal como metástasis en un cuerpo, se ha propagado.

El astillero – Juan Carlos Onetti

"El astillero" de Juan Carlos Onetti (fragmento)
“El astillero” de Juan Carlos Onetti (fragmento)

http://www.lsf.com.ar/ld/LeoAlmeida

Poema de miércoles: XVII de Juan Gelman (John Wendell)

Hoy nuestro poema de miércoles es una pseudotraducción de los poemas de John Wendell, “traducidos” por Juan Gelman. John Wendell es Gelman, y este es su poema “XVII”. Audio de Fidel Kohn.
juan-gelman
con la madrugada
han empezado otra vez los ruidos en la casa
y es posible que sean los fantasmas o
algún ropero algún olvido que se desarman

o nuestros besos de hace un tiempo serán
que aprovechan la soledad
ya para desamarse y caer
y deshacerse en polvo sobre el piso

¿será posible?
el finísimo ruido que hacen no me deja dormir
pero hoy también me sentí solo
en el pasillo donde nos desgarramos una vez

no del furor de los vecinos ni
de las colonias africanas o
del fondo del espejo sino
de mí mismo es que vuelves y vuelves

http://www.ivoox.com/poema-john-wendell-xvii-juan-gelman_md_3783092_wp_1.mp3″

Ir a descargar
http://www.lsf.com.ar/ld/LeoAlmeida

Stephen King en el cine

Stephen King es con seguridad el escritor más prolífico a la hora de brindar ideas al cine estadounidense. O, lo que es lo mismo decir: sobre todo el cine de terror yanqui ha sacado algunas de sus mejores historias de las novelas de King.
Pero Stephen King no sólo escribe terror. En ficción ha publicado, con éxito comercial, historias de aventuras, intrigas y stephen-kingdramas policiales que también le han dado elementos a la pantalla grande. Además, escribe artículos de no ficción, críticas culturales, a la vez que adaptó algunos de sus textos a guiones cinematográficos, produjo algunas de las puestas para televisión y cine, y hasta dirigió una de sus historias: “La rebelión de las máquinas” de 1986.
Y su aporte al cine es tan meritorio, que se ha convertido en una marca: la venta de las películas que se basan en sus obras llevan la etiqueta de “película de Stephen King”, a la misma altura que el star system y el cine de autor. En este caso, es autor de sus novelas que desde su publicación ya empiezan el camino hollywoodense de la producción. Y, como curiosidad, muchos de sus personajes tienen el vicio de escribir.
Las películas más populares basadas en su obra son: “Carrie”, su primera novela que tuvo tres puestas audiovisuales; “It, el payaso asesino”, “Christine”, “Los ojos del gato”, “Cuenta conmigo”, “Cementerio de animales”, “Misery”, “El cazador de sueños” y “Los chicos del maíz”. Las series “Apocalipsis”, “El resplandor”, “La zona muerta” y “Bajo el domo” también están basadas en su obra.
A los mejores títulos los dejamos para el final. A manera de recomendación, cuatro “películas de Stephen King” para no perderse:

    • “El resplandor” de Stanley Kubrick. Jack Nicholson, la atemorizada Duvall y el nenito del dedo “REDRUM” en ese impresionante hotel con laberinto como patio, es una verdadera joya del cine, y sobre todo del cine de terror, que suele recaer en los viejos trucos de los sobresaltos y mucha mucha sangre. Bueno, acá están esos trucos también, pero sí que están bien usados. Sólo que a King no le convenció el trabajo de Kubrick y en 1997 mandó hacer una miniserie de su novela.
  • Dos historias en la cárcel dirigidas por Frank Darabont: “Sueños de libertad”, con Tim Robbins y Morgan Freeman, basada en la novela “Rita Hayworth y la redención de Shawshank”, y “Milagros inesperados”, con Tom Hanks, basada en la novela “El pasillo de la muerte”, son dos grandes películas norteamericanas, y no son de terror. En la primera, detrás de un cuadro de la Hayworth se encuentra el pasadizo hacia la libertad, y en “The Green mile”, una especie de ángel enorme tiene el poder de salvar pero no de salvarse.

the shawshank redemption the green mile

  • “La ventana secreta” de 2004, dirigida por David Koepp y con la actuación de Johnny Depp y John Turturro, está basada en la novela “Ventana secreta, jardín secreto” de King. Depp intenta cruzar datos para encontrar culpables, para terminar comiendo choclos del jardín de su casa. Pero esos choclos no son exactamente vegetarianos.

Marea – Susana Villalba

Fragmento de "Marea" de Susana Villalba en "Caminatas".
Fragmento de “Marea” de Susana Villalba en “Caminatas”.

http://www.lsf.com.ar/ld/LeoAlmeida

Escenas – Dos hermanos

– No hay duda. La verdadera Mirtha es la de la tele. ¡Qué desparpajo! ¡Increíble! ¡Mirá cómo lleva las joyas!
– Se las regaló el marido.
– Y… todavía lo ama, por eso las lleva tan bien.
– ¿Te acordás cuando le hicieron un sabotaje o un atentado que le cortaron la luz del programa?
(¡MUCHÍSIMAS GRACIAS…)
– Ay, me acuerdo y se me pone la piel de gallina. Lo siguió como una heroína. Me acuerdo… con velas, con luz de velas.
(BUENO, ¿CÓMO ESTÁN? UN DÍA… REGULAR. NO, ES MUY LINDO, ES MUY LINDO. HOY ES MIÉRCOLES…)
– Lo que no entiendo es si se había cortado la luz, cómo el programa seguía saliendo al aire.
– No. Porque unos técnicos hijos de puta le hicieron un sabotaje, le cortaron la luz de la mesa…
– Ah…
– ¿Entendés? Por un problema sindical.
– Pero, ¿a ella sindical el problema? Si es una mujer tan generosa. Parece que a una mucama le regaló un anillo de brillantes para el cumpleaños.
– Qué santa…
(SE RÍEN PORQUE DIJE PUNTANO…).
Dos hermanos Mirtha
Dos hermanos, Daniel Burman. Argentina, 2010.
http://www.ivoox.com/escenas-dos-hermanos_md_3776142_wp_1.mp3″ Ir a descargar

Recomendada: “Caro diario” de Nanni Moretti

Querido diario (Caro diario), Nanni Moretti. Italia, 1993.
Caro diario
Nanni reúne en su diario tres capítulos de viajes y encuentros: en su vespa, en las islas y en/con los médicos. Es cineasta, pero anda solo, bien solo, y es Moretti después de todo, pero esta es también otra creación: la de develar la voz oculta con la que las personas nos enfrentamos a lo muy conocido, y a lo desconocido también. Ambas cosas conviven.
Es la narración íntima del diario la que le devuelve a la cotidianeidad lo que en esencia se le ha prohibido: la posibilidad de descubrir, descubrirnos, asombrarse y crear en consecuencia; no ya grandes inventivas, sino sólo lo que se nos cruza en una conversación cualquiera con el yo que cargamos.
Y cómo no enamorarse de Moretti.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑