– No hay duda. La verdadera Mirtha es la de la tele. ¡Qué desparpajo! ¡Increíble! ¡Mirá cómo lleva las joyas!
– Se las regaló el marido.
– Y… todavía lo ama, por eso las lleva tan bien.
– ¿Te acordás cuando le hicieron un sabotaje o un atentado que le cortaron la luz del programa?
(¡MUCHÍSIMAS GRACIAS…)
– Ay, me acuerdo y se me pone la piel de gallina. Lo siguió como una heroína. Me acuerdo… con velas, con luz de velas.
(BUENO, ¿CÓMO ESTÁN? UN DÍA… REGULAR. NO, ES MUY LINDO, ES MUY LINDO. HOY ES MIÉRCOLES…)
– Lo que no entiendo es si se había cortado la luz, cómo el programa seguía saliendo al aire.
– No. Porque unos técnicos hijos de puta le hicieron un sabotaje, le cortaron la luz de la mesa…
– Ah…
– ¿Entendés? Por un problema sindical.
– Pero, ¿a ella sindical el problema? Si es una mujer tan generosa. Parece que a una mucama le regaló un anillo de brillantes para el cumpleaños.
– Qué santa…
(SE RÍEN PORQUE DIJE PUNTANO…).
Dos hermanos Mirtha
Dos hermanos, Daniel Burman. Argentina, 2010.
http://www.ivoox.com/escenas-dos-hermanos_md_3776142_wp_1.mp3″ Ir a descargar

Anuncios