41 programas después, somos las mismas personas.
Nada cambió.
Vamos a corroborarlo con un segundo año de películas, música y libros, pero después de una pausa.
Utilizaremos esa pausa para poder revisar qué historia melodramática nos comimos como para pensar que ya nada sería lo mismo.
Y para otras cosas que tienen la misma nula importancia.
Como sea, “Los caprichos de Julie Delpy” vuelven tras estos comerciales.
Todas las cartas de viejas indignadas, debajo de esta imagen.
Y en caso de que no los vea, buen día, buenas tardes, y buenas noches.
VOLVEMOS EN FEBRERO

Anuncios