Buscar

Los caprichos de Julie Delpy

Un espacio sin críticos, sólo libros, películas y música conectados así nomás, como toda cosa.

Etiqueta

radio

Sex & Roll

Canciones para tener sexo.
Considérenlo un programa especial y que le hagan mucho provecho, amigxs cochinxs.

El top 10 de los héroes anónimos de la guitarra, según Bonamassa

En el mes de octubre el sitio Classic Rock publicó una nota en la que Joe Bonamassa le rinde homenaje a algunos de los héroes de la guitarra que no tuvieron el debido reconocimiento en su momento, pero cuya influencia todavía se sigue sintiendo en el universo de las seis cuerdas.
El título del artículo es “The 10 Best Unsung Guitar Heroes”, algo así como “Los 10 mejores héroes anónimos de la guitarra” y nosotros hicimos la traducción para ustedes.

La lista comienza con Mike Bloomfield. Dice Joe Bonamassa:
“El tema que abre el álbum “Super Session” es un gran destacado de Mike Bloomfield, quien tocaba con una Les Paul y fue un violero con el sonido tradicional del Blues de Chicago. Nunca se lo pone a la misma altura que Beck, Page o Clapton, pero su manera de tocar era fantástica. Muchos celebraran el disco Super Session (grabado junto a Al Kooper y Stephen Stills), pero lo que Bloomfield hizo con Buddy Miles en Electric Flag también es increíble. El problema fue que, como muchos músicos de esa era, Mike era demasiado autodestructivo”.

Sigue la lista de los héroes anónimos de la guitarra según Bonamassa con Stephen Stills. Expone Joe: “Es un gran compositor, pero tiende a ser infravalorado por su talento como guitarrista.
Es la contracara de lo que dijimos de Mike Bloomfield. Stills es conocido mayormente como un guitarrista acústico, lo que le hace un flaco favor. Stills y Bloomfield, ambos participan junto a Al Kooper en el mencionado álbum Super Session de 1968, pero desafortunadamente el Lado A del LP [en el que aparece Bloomfield] generalmente recibe más atención que el Lado B [que es en el toca Stills]. Agrega Bonamassa una anécdota en primera persona: el verano pasado, cuando hice un tour acústico, quería que mi guitarra sonara como la de Stephen Stills”.

En tercer lugar, Bonamassa ubica a Robbie Robertson, sobre quien opina:
“Para algunos, Robbie Robertson es major conocido como compositor, activista y miembro del Rock And Roll Hall Of Fame, cuando en realidad debería ser apreciado como guitarrista. Robbie tiene un estilo absolutamente hermoso. Es casi como un músico de Soul. El tema “Life Is A Carnival” está en el cuarto álbum de The Band, Cahoots, y aparece en la película The Last Waltz. Lo que hace es engañoso: parece simple, pero implica algunos acordes difíciles. Una vez, sólo por diversión, intenté sacarlos. Me llevó horas aprenderlos correctamente”.

Sigue la lista de los violeros que, según Joe Bonamassa, merecen más reconocimiento. Y a esta altura de la nota se impone Tommy Bolin. Dice Bonamassa: “No llegué a Tommy Bolin vía Deep Purple, lo conocí primero tocando con el baterista de fusión Billy Cobham.
Compré el álbum “Spectrum” de Cobham y cuando escuché el tema del título me dejó por el piso. De muchas formas, Bolin se metió en una situación imposible cuando reemplazó a Ritchie Blackmore en Deep Purple. Un desafío como ese hubiera eclipsado a cualquiera. Pero si eso es lo único que conocen de él, entonces hay unos cuantos tesoros por ahí que esperan ser descubiertos”, (y elige el tema “Stratus” del disco de Billy Cobham).

Y el quinto lugar de la lista de violeros subvalorados que armó Bonamassa para Classic Rock es: Bill Nelson. Opina Bonamassa:
“Bill Nelson definitivamente está fuera del radar de los guitarristas. Esta canción Sister Seagull, que aparece en el álbum “Futurama” de la banda Be-Bop Deluxe, es una de mis favoritas de todos los tiempos. Me pasé horas buscando alguna buena filmación en Youtube y hay algunos muy buenos registros de su banda solista The Gentlemen Rocketeers tocando Sister Seagull, pero muy pocos de Be-Bop Deluxe. Si algo aprendí, es que las canciones favoritas de los artistas y las de los fans son siempre diferentes. Como sea, yo amo esta canción”.

Sigue en la lista Ry Cooder. “Nunca podría decirse que Ry Cooder no es conocido, pero no es uno de esos nombres que aparecen en las discusiones de bar cuando se habla de los mejores guitarristas. No es lo suficientemente popular, pero junto con Rory Gallagher, Ry es mi favorito de todos los tiempos tocando guitarra slide. Para entenderlo realmente deberían verlo tocar Feelin’ Bad Blues en una escena al final de la película Crossroads, encarnando a Ralph Macchio. Así es como me llamó la atención cuando era niño. Lo que toca Ry es lo más profundo y conmovedor que haya escuchado con slide”.

Danny Gatton es el séptimo elegido. “Danny Gatton está muerto, desafortunadamente, pero siempre fue el tipo con la Telecaster más cool, un verdadero músico para músicos. Era de Washington y podía tocar blues, jazz, rock, country y rockabilly. El tema “Nitpickin” es de un disco llamado “Unfinished Business”, y realmente resume su estilo como guitarrista. Tuve la suerte de tener la mentoría de Danny cuando yo era un músico mucho más joven. Siempre dejaba que me siente a tocar con él. En YouTube está nuestro primer encuentro, cuando yo tenía 12 años. Era un tipo especial”.

Otro de los perdedores hermosos de Bonamassa, uno de sus 10 héroes anónimos de la guitarra: Chris Cain. Dice Joe: “Este tipo de San Francisco tiene la voz de BB King y los chops de Albert King. Es absolutamente sobresaliente como guitarrista y cantante, pero increíblemente toca para 50 personas por noche. Su vibrato es excelente y sus discos son consistentemente buenos (no es que hizo un solo gran disco y después no lo pudo igualar). Simplemente no lo entiendo”.

El anteúltimo de los 10 héroes anónimos de la guitarra según Joe Bonamassa, es Sonny Landreth. Escribe Joe: “El tema Native Stepson proviene de un álbum suyo llamado “South of I-10”, del que participa Mark Knopfler. Yo toqué la guitarra los últimos 32 años. No soy un guitarrista original, pero uno de mis talentos es observar y escuchar a otros y averiguar qué es lo que hacen. Con Sonny Landreth no tengo idea de dónde lo saca. Es un hermoso guitarrista y un gran cantante y “South of I-10” es una encantadora fusión de Americana y Creole. No podría recomendarlo más”.

Y el último de estos ilustres desconocidos que rescata Bonamassa es Chris Whitley.
Cuenta Bonamassa: “En el año 2000, abrí para Chris en un tugurio de Indianopolis. Hasta ese momento, nunca había escuchado hablar de él. Tocó solo. Él y nadie más. Nosotros con el trío estuvimos bien, pero cuando fue su turno aplastó el lugar. Sonaba como si estuvieran tocando cuatro tipos… y eso fue antes de que empezara la letra, que era como de Dylan. Tocó 75 minutos sin decir una palabra y luego se retiró del escenario. No se necesitó un bis”.

Joe Bonamassa

* THE 10 BEST UNSUNG GUITAR HEROES, BY JOE BONAMASSA, en http://www.teamrock.com/features/2015-10-16/the-10-best-unsung-guitar-heroes-by-joe-bonamassa

26 de noviembre de 2015 – II Programa 80

ENCORE: EXTRAÑAS FRUTAS

Parte 1:
http://www.ivoox.com/programa-80-ii-26-11-2015-pt1_md_9617649_wp_1.mp3″ Ir a descargar
Parte 2:
http://www.ivoox.com/programa-80-ii-26-11-2015-pt2_md_9617749_wp_1.mp3″ Ir a descargar
151126
Parte 1:
Fragmento de “Drogas” de Clarice Lispector.

Billie Holiday – Lady Sings The Blues

Película: “Lady sings the blues” (Sidney J. Furie)

Etta James – Lover Man (Oh, Where Can You Be?)

“Presencia de sombra” de Alejandra Pizarnik.

Beth Hart/Joe Bonamassa – Don’t Explain

“Voz negra” de Eduardo Galeano.

Billie Holiday – Strange Fruit

————

Biopic: Julie Delpy.

Julie Delpy – Time to wake Up

Los caprichos de la semana: Agenda cultural.

In a world: Nina Simone – “Sinnerman”

————

Parte 2:

Nina Simone – Little Girl Blue (Live at Montreux 1976)

Película: “What Happened, Miss Simone?” (Liz Garbus)

Nina Simone – I loves you, Porgy
Nina Simone – Mississippi Goddam

Poema sin nombre de Laura García del Castaño

Nina Simone – My baby just cares for me
————

“Reflex” de Luis Alberto Spinetta.

Nina Simone – Stars (Janis Ian)

“La selección natural perdió el rumbo” de Camila Sosa Villada.

Nina Simone – Just in Time

*****

Lady sings the blues – What Happened, Miss Simone?

Lady sings the blues, Sidney J. Furie. EE.UU., 1972.

What Happened, Miss Simone?, Liz Garbus. EE.UU., 2015.
“¿Cómo podés ser una artista y no reflejar tu tiempo?”.
Además de la música y de la historia de vida, “What Happened, Miss Simone?” se encarga de analizar, poner en evidencia, revelar el carácter, el poder de la voz, el movimiento de la “increíble” Nina Simone en el escenario. Lejos de sus discos y grabaciones, que apenas se nombran, la música acompaña al gesto, el sonido a su voz, sus ojos perdidos en la memoria, en el grito, sus brazos contoneándose para liberarse, su columna vertebral rompiéndose como las de miles y miles de negros que sufrieron y sufren el yugo por la raza, esa pseudocategorización político-cultural contra la que luchó durante toda su vida.
Es un film de lucha porque es una vida de lucha. Escuchando a Nina Simone se puede rozar el dolor, el sufrimiento, el sentir de liberación. Pero el documental nos acerca a la crudeza de su compromiso político, relata sus fisuras, ese cuerpo inquieto que en ningún momento deja de ser Nina Simone. La nena que entiende a los 4 años que hay una trama oscura detrás de la línea divisoria de las vías del tren. La mujer que escribe “Mississippi Goddam” y hace estallar todo tipo de petulancia llena de pruritos para proclamarse sobre el exterminio, la dominación del gringo blanco yanqui al negro explotado de las afueras.
Nina quiere ser la primera concertista negra en tocar en el Carnegie Hall. Toca, pero sus primeros éxitos como cantante de jazz, de blues, de todo. Su marido la caga a palos. Años después ella también golpeará a su hija. En la penumbra de su carrera se le diagnosticará la bipolaridad. Y ahí toca de nuevo, ya no en Estados Unidos, ya no por los derechos civiles de los negros. Simplemente toca para liberarse, para sentirse libre.
“Te voy a decir lo que la libertad es para mí: no temer”.
Y temió. Luchó porque temió. Luchó con su voz porque le dijeron que las armas no eran lo suyo. Luchó con su piano de concertista, también con sus demonios. Empoderada y derrotada, a la sombra de las muchachas negras que hicieron todo bien, su cuerpo se detiene sólo para reclamar silencio, respeto, para educar a la audiencia que quiere levantarse para estirar las piernas.
Mientras su cuerpo se menea, la mirada fija en la memoria, los brazos estirados, las piernas sueltas, los labios disciplinados, Nina hace temblar con su canción primitiva de trabajadora cansada, de ritual, de prisionero que lentamente va zafando del yugo, emergiendo de la sombra, recuperando la luz. En “Little Liza Jane”, “My baby just cares for me” o “Strange fruit” su cuerpo se pierde para decir una música que existe más allá de lo jamás pensado, de lo correcto, de lo olvidado, de lo que se quiere olvidado. Y entonces, “¿Qué ha pasado, Miss Simone?” Simplemente que se ha cansado de luchar, se ha cansado por luchar, y necesita liberarse, aunque sea por un instante, en un escenario cualquiera, y que su nombre y su legado sean recordados, no por ella sino por lxs otrxs.

Biopic: Julie Delpy

Julie
Julie Delpy es una actriz, guionista, directora y cantante francesa, nacida el 21 de diciembre de 1961 en París. Es hija de los actores Marie Pillet y Albert Delpy, con quien trabajó en varias de sus películas.
A los 5 años debutó en teatro y a los 14 obtuvo su primer papel cinematográfico, en la película “Detective” del director clásico del cine francés, Jean-Luc Godard.
Dirigió y protagonizó “2 días en París”, “2 días en Nueva York”, “La Condesa”, “Le Skylab” y “Lolo”. Trabajó además con los norteamericanos Adam Goldberg, Kevin Bacon, Andy García, Bill Murray y Chris Rock, así como con el alemán Daniel Bruhl.
Su salto a la fama mundial fue en 1995 con lo que sería el comienzo de una trilogía sobre el amor ideal. Dirigida por Richard Linklater, “Antes del amanecer” fue coescrita por el director, Julie Delpy y el estadounidense Ethan Hawke, coprotagonista del film, y contó con el apoyo de la crítica y del público occidental. En 2004 se estrenó la segunda parte de la historia de Celine y Jesse, Antes del atardecer. En esta entrega, Julie Delpy presenta “A waltz for a night”, una de las canciones que componen su disco de 2003. En 2013 se presentó “Antes del anocher”, la última parte de la relación de esta pareja, ya con los ideales caídos y una relación con hijos que intentan sostener.
En entrevista con “The Talk”, Julie Delpy se refirió a su multifacético trabajo artístico: “Necesito muchas salidas. Soy una persona muy ansiosa y ser creativa es la forma que tengo de lidiar con ello. Sé que suena estúpido, pero es la forma que tengo de lidiar con mi ansiedad. Tengo muchas preocupaciones. No las demuestro demasiado en mi vida porque estoy constantemente activa. Estoy en mi mejor momento cuando estoy haciendo de todo, cuando estoy siendo creativa, ahí es cuando me siento plena”*.

* “Interviews: Julie Delpy” de The Talks. http://the-talks.com/interviews/julie-delpy/

http://www.ivoox.com/biopic-julie-delpy-ii_md_9515699_wp_1.mp3″ Ir a descargar

Último programa de “Los caprichos de Julie Delpy”

Este jueves 26 de noviembre cerramos una etapa de “Los caprichos de Julie Delpy”. Hacemos nuestro último programa de radio desde los estudios de MQC Radio.
Por ahora no nos despedimos, sólo avisamos. Todo lo que ya hicimos está en el podcast.
La edición 80, a modo de ENCORE, sale este jueves de 22 a 24 (hora Argentina) por MQC Radio FM 106.3 (Rafaela, Santa Fe) y en http://mqcradio.com.ar/

Cría cuervos editJulie paraguasJulie smileJulie1Julie2Julie3Nina Edit

19 de noviembre de 2015 – II Programa 79

ESPECIAL CLÁSICOS: EL PADRINO

Parte 1:
http://www.ivoox.com/programa-79-ii-19-11-2015-pt1_md_9471236_wp_1.mp3″ Ir a descargar
Parte 2:
http://www.ivoox.com/programa-79-ii-19-11-2015-pt2_md_9471251_wp_1.mp3″ Ir a descargar
151119
Parte 1:
Fragmento de “El padrino” de Mario Puzo.

Ken Boothe – Speak Softly, Love

Película: “El Padrino” (Francis Ford Coppola)

Tony Bennett – Ain’ Misbehavin’

“Variaciones de la luz” de Diana Bellessi.

Frank Sinatra – My Baby Just Cares for Me

Fragmento de “La flor de hierro” de Libertad Demitrópulos.

Pat Travers/Carmine Appice – Bang Bang (My Baby Shot Me Down)

————

Biopic: Marlon Brando.

R.E.M. – Me, Marlon Brando, Marlon Brando and I

Los caprichos de la semana: Agenda cultural.

In a world: “El Padrino II” (Francis Ford Coppola)

The Afghan Whigs – Omertá

————

Parte 2:

The Specials – Gangsters

Película: “El Padrino III” (Francis Ford Coppola)

Johnny “Guitar” Watson – Gangster of Love
James Brown – The Payback

Fragmento de “La confesión de San Ciappelletto” de Giovanni Boccaccio.

Lisandro Aristimuño/Ricardo Mollo – Traje de Dios
————

Fragmento de “La flor de hierro” de Libertad Demitrópulos.

Marilyn Manson/Johnny Depp – You’re So Vain [Carly simon]

Fragmento de

Nina Simone – To Love somebody

*****

EL Padrino (Trilogía)

¿Por qué la trilogía de “El Padrino” es un clásico del cine? Algunas de las razones más directas, simples, repetidas, son las que señalan el poder de la industria, su distribución, su procedencia norteamericana, el triunfo de Coppola en la época en la que surge junto a otros directores como Scorsese o Brian De Palma; por su elenco, que coloca en el centro a figuras como Al Pacino, Robert De Niro, Robert Duvall, Diane Keaton, pero que se establece con el renombre de Marlon Brando en la primera parte de la franquicia.
En un segundo orden -muy cercano a la industria norteamericana-, porque “El Padrino” es un film eminentemente narrativo. No hay ningún cabo suelto en las casi 10 horas de películas: cada personaje, cada circunstancia, cada escenario, rasgo, frase, indumentaria tiene su razón de ser. No sólo la estructura clásica del género narrativo está trabajada palmo a palmo en cada entrega, sino y sobre todo que cada elemento contribuye al devenir narrativo. Hay paralelismos, hiatos, flashbacks, conflictos centrales, conflictos en cada personaje principal y de segundo orden, resoluciones totales. La muerte, el final definitivo, calma el inquietante suspenso generado en el espectador, y esa apabullante tranquilidad narrativa mantiene en vilo al público deseoso de mirar y conocer historias. Incluso por la violencia, las películas de gángsters triunfan.
Pero los gángsters, estos gángsters, tienen un conjunto de valores que defienden a ultranza, que los acecha, que va marcando su paso. La trilogía de “El Padrino” es una gran ceremonia orquestada con música clásica, ritos católicos y fiestas familiares de alta alcurnia. Hay ritos para iniciarse, la puerta debe cerrarse antes, la mano de El Padrino debe ser besada, hay una cola que respetar, un legado que conservar, una imagen que preservar. Hay bodas, y bautismo, y la ordenación ronda la segunda y tercera entrega. Hay confesión, comunión. No hay confirmación porque el pecado envuelve, y no hay extremaunción porque la muerte sobreviene constantemente, que es lo mismo decir que en cualquier momento llega, que en realidad ya no hay forma de prepararse, sino sólo evitarla. La Familia debe respetarse, cuidarse, vanagloriarse de y por ella. El embarazo es buscado, esperado, y debe ser varón. Las mujeres son compañía, compañeras, silenciosas, golpeadas. Cada golpe mafioso es una ceremonia, un ritual que debe seguirse al pie de la letra. Por medio del ritual, de la ceremonia, de los valores, “El Padrino” se embarca en una cruzada hacia lo clásico, porque de lo más clásico viene: de la familia como sucesión, de las instituciones centenarias, milenarias
de la violencia, y los asesinatos, los robos, las infamias, la defraudación mundial.
Y por tan ceremoniosa, la trilogía recuerda a otros films que curiosamente tienen un marcado vínculo con la religión cristiana, con el catolicismo, con el Vaticano: “Los diez mandamientos”, “Ben Hur”. Es lo ocre de la imagen, no del todo rojizo, quizás el único verdadero elemento formal que hace a la iconicidad clásica del film. De los tres films. Mientras todo lo demás (planos, movimientos de cámara, angulación, montaje, música) reafirman su condición narrativa, es el color ocre lo que refuerza la idea de clásico, propio de los films señalados, por lo demás imposible de repetir hasta el hartazgo para que el efecto pierda su valor.
Está además el arte que rodea al film, el guión construido en base a la obra de Puzo, las 10 horas de películas, detalles que hicieron de varias películas clásicos instantáneos del cine.

Pero está también la genialidad. No que nada de lo anterior no sea simplemente asombroso, pero la iconicidad de la obra de Scorsese es tan grande que las referencias a “El Padrino” son constantes y, sin haber visto la trilogía, más o menos todo el mundo sabe de qué se trata.
La puerta que se cierra, la mujer del otro lado, los hombres besando la mano del Don. Los asesinatos múltiples, orquestados, mientras el nuevo Don se convierte en Padrino, mientras la sociedad de Familias se disuelve, mientras el nuevo Papa duerme. El asesinato del hermano en el peaje, la balacera en la calle, en medio de la procesión, y la muerte del adversario. La reunión de Vito con los cabecillas de cada familia. Las pastas. Las venganzas, incluida la del niño que escapó a Estados Unidos y volvió muchos años después con otro nombre, impuesto, a cumplir con el honor de su familia. La ópera del hijo, del nieto, la trama siniestra que recorre 45 minutos de película, mientras que en 10 minutos se resolvieron todas las muertes en la primera entrega. El disparo en las escalinatas del teatro. La hija desangrándose, apenas cayendo, casi como una muñeca que mancha su vestido. El grito del padre. El grito mudo del padre que desgarra. El helicóptero y la balacera en la reunión de capos. El asesinato del hermano en el lago.
La muerte entre los tomates mientras corre al nieto, apenas tosiendo con su voz ronca, tumbando algunas plantas, y la cara del nieto que sigue el juego mientras la trama se desangra para volver a empezar.
“El Padrino” ha nacido siendo un clásico porque ha hecho uso de los triunfos del arte cinematográfico, porque los conflictos se suceden sin dar respiro al espectador que reniega de la mafia y lucha contra sí mismo por no volverse un Corleone más, y porque no hay un instante en el que la trilogía deje de sorprender, maravillar, temer, pensar, espectar. Espectar y esperar, seguir sentados mientras la historia de la humanidad se sigue contando ante un rostro sin alma de todos los pasados que recuerdan.

151119

El padrino (The Godfather), Francis Ford Coppola. EE.UU., 1972.

El padrino II (The Godfather Part II), Francis Ford Coppola. EE.UU., 1974.

El padrino III (The Godfather Part III), Francis Ford Coppola. EE.UU., 1990.

Biopic: Marlon Brando

Marlon Brando
Marlon Brando fue un productor, cantante, director y actor de cine estadounidense, que nació en Omaha, Nebraska, en 1924, y murió en Los Ángeles en 2004.
Estudió interpretación en The New School, y después en el Actor’s Studio, en las clases de Ella Kazan. Recibió instrucción, además, de Stella Adler, que desarrollaba el trabajo de Stanislavski. En la década del ’40 trabajó en teatro. En 1944 comenzó a trabajar en Broadway, y en 1950 obtuvo su primer rol en una película, en “The men”. En 1951 protagonizó “Un tranvía llamado deseo”, que ya había interpretado en teatro. Con esta película se consagró como actor y desde entonces interpretaría grandes apuestas de Hollywood.
Algunas de las películas en las que participó son: “¡Viva Zapata!”, “Julio César”, “Salvaje”, “Ellos y ellas”, “El baile de los malditos”, “Piel de serpiente”, “El rostro impenetrable”, “La jauría humana”, “Reflejos en un ojo dorado”, “La noche del día siguiente”, “El último tango en París”, “Superman”, “Apocalypse Now”, “La isla del Dr. Moreau”, “The brave” y “The score”. Obtuvo dos premios Oscar al mejor actor por sus protagónicos en las películas “La ley del silencio” y “El padrino”.
Interrogado por la revista Rolling Stone sobre su trabajo en “El último tango en París”, esto dijo Marlon Brando sobre su trabajo como actor: “Después de un tiempo, actuar se convierte en algo técnico. Me ponía cosas en los ojos para conseguir lágrimas. Hacía los ruidos correctos, los sonidos del sollozo. Antes lo hacía de verdad. Pero es demasiado abrumador. Por ejemplo, ahora ni siquiera me aprendo los diálogos. No me los aprendo por una razón muy concreta: […] la gente lo intuye, sabe inconscientemente que has planeado la frase”*.

* “Marlon Brando: "Nadie me ha dicho cómo hacer lo que hago"” en El Jinete Insomne, que recupera la entrevista hecha por Chris Hodenfield para la revista Rolling Stone. http://eljineteinsomne2.blogspot.com.ar/2008/08/marlon-brando-me-ha-dicho-como-hacer-lo.html

http://www.ivoox.com/biopic-marlon-brando_md_9443118_wp_1.mp3″ Ir a descargar

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑