The dark side of the moon
“Dark Side of the Moon” (1973), de Pink Floyd es un disco enorme y hermoso, cuya importancia es difícil de exagerar… tanto se ha hablado y tanto se seguirá hablando de esta obra, y bien que lo merece.
Sergio Pujol en el libro “Las ideas del rock” (2007) enumera algunos puntos que hicieron de “El lado oscuro de la luna”, una leyenda. Es, principalmente, un breve anecdotario tecnológico:
Las interminables sesiones en Abbey Road con el trabajo puntilloso del técnico Alan Parsons; los sintetizadores y cintas sin fin; el intento –finalmente desechado por EMI- de un sonido cuadrafónico; el registro en 24 canales; y –lo que realmente nos ocupa en este post- la voz de Clare Torry que muchos creyeron sintetizada en un principio (por más tonto que suene ahora, mucho se había especulado, ni bien salió el disco, que Pink Floyd tenía una supuesta máquina que cantaba como una bella mujer en “El gran baile en el cielo”, la canción más erótica de los 70). Aquí nos detenemos.
“The Great Gig in the Sky” es una pieza de piano, cuya autoría le pertenece a Richard Wright. La banda necesitaba una pieza instrumental de unos 5 minutos para completar el lado uno de “El lado oscuro de la luna”, y Rick Wright compuso esta belleza, sentado en su piano. La idea de la voz femenina surgió después. El productor Alan Parsons conocía a Clare Torry y se la recomendó a la banda, y lo que ella básicamente hizo fue ¡improvisar durante la mezcla! ¡Una locura! Contó hace algunos años Rick Wright: “Sabíamos lo que queríamos pero no teníamos clara la música. Pero queríamos que alguien improvisara con esa pieza. Por ejemplo le decíamos: ‘Pensá en la muerte o algo horrible y cantá’. En mi recuerdo ella entró en el estudio y no tardó en salir. Salió, se disculpó y dijo que se avergonzaba. Y eso que a nosotros nos encantó”.

En suma, la guitarra de Gilmour, los teclados de Wright y la voz de Clare Torry lograron un efecto realmente conmovedor que, aún después de haber escuchado esta pieza tantas veces, sigue logrando que nos emocionemos.
Clare Torry
Ahora bien, para muchos, la mujer que canta fue siempre un gran enigma. ¿Cómo es que después de estremecer al mundo con esta grabación, no tuvo una carrera brillante? En líneas generales pareciera que se la tragó la tierra… Pero, aquellos fanáticos de la obra de Floyd es probable que a lo largo de todos estos años se hayan ocupado de seguirle el rastro a Clare Torry como lo hicimos nosotros.
Digamos que es una mujer blanca -hermosa mujer-, que tiene su página en Facebook. Por una cuestión de coquetería no publica su edad, pero ya pasó la barrera de los 60 años. Empezó cantando covers a fines de los 60 y fue así que la conoció Alan Parsons. De ahí en más se dedicó a ser una cantante de sesión. Trabajaba para quien la llamara, y grababa. De hecho así fue que se dio su trabajo con Pink Floyd. En los 90, en la versión Gilmour de Floyd, participó del famoso concierto en Knebworth, siendo esa una de sus presentaciones en vivo más destacadas.

Grabó con muchos y variados músicos, como Olivia Newton-John, o ex miembros de Procol Harum. También cantó en algunas cortinas para la televisión británica, pero nunca desarrolló una carrera por sí misma. En 2004 le ganó a la banda un juicio por derechos de autor, así que ahora se lleva regalías por la canción que la hizo conocida, “The Great Gig in the Sky”.
A continuación, algunas de sus participaciones más destacadas… ¿Qué hizo en todo este tiempo Clare Torry?:

  • Año 1979, voz líder en la canción “Don’t Hold Back”, del disco “Eve” de Alan Parsons Project.
  • 1984: disco “Waking Up With the House on Fire”, de Culture Club. La canción es “The war song”, un gran hit de la banda. Si alguna vez tuviste la impresión de que la voz femenina era demasiado similar a la de aquella del disco de Pink Floyd, lo confirmamos por más doloroso que sea: es Clare Torry.
  • Año 1985: aquí tenemos una grabación también muy parecida a lo que hace en “The Great Gig in the Sky”, con una atmósfera bastante densa también. Se trata de su participación en el álbum Le Parc, de la banda Tangerine Dream, en la canción “Yellowstone Park”.
  • Hay muchas otras grabaciones y colaboraciones que podríamos agregar a la lista, pero, para no hacerlo tan largo, nos pareció que la mejor manera de terminar este artículo sería cerrar el círculo con Clare Torry participando en el disco solista de Roger Waters, “Radio K.A.O.S.”, de 1987, en el que ella le puso su voz a las canciones “Home” y “Four Minutes”.
Anuncios